Real Sociedad | Fallece Agustín Aranzabal 'Gaztelu', histórico jugador

Luto Agustín Aranzabal Askasibar, Gaztelu, que falleció ayer a los 74 años de edad, será recordado por ser el nexo de unión entre la generación del ascenso a Primera en 1967 y la de la Real campeona de principios de los 80 en sus 15 años en el primer equipo txuri-urdin

30.12.2020 | 17:15
Gaztelu, sonriente junto a Muruzabal, conversa con José Mari Martínez y Pela Arzak en el antiguo vestuario de Atotxa.

Donostia – La Real y su afición lloran la muerte de una de sus leyendas, Agustín Aranzabal Askasibar, conocido como Gaztelu, que falleció ayer a los 74 años de edad, justo en la víspera de un derbi, duelo que él disputó en numerosas ocasiones. Precisamente, fue homenajeado en uno de ellos, el disputado en 1976 en Atotxa, recordado por ser el día en el que los capitanes de ambos equipos, Kortabarria e Iribar, sacaron al terreno de juego la ikurriña cuando por entonces aún estaba prohibida.

Gaztelu fue el futbolista que unió dos de las generaciones más importantes de la Real Sociedad: la del ascenso de Puertollano, tras el que el equipo txuri-urdin permaneció 40 años en Primera División (hasta 2007), y la de plantilla que consiguió los dos títulos de Liga y la Supercopa a principios de los años 80. El bergararra, padre del también jugador de la Real Agustín Aranzabal Alkorta, fue el único componente de la Real campeona que jugó en Segunda División (el último integrante del conjunto que logró el ascenso en 1967 en retirarse). Pero, lo más importante, se erigió en el alma del equipo mientras estuvo en sus filas.


 

 

Tras militar durante quince temporadas en el primer equipo txuri-urdin (desde 1967 a 1981), en las que disputó un total de 307 partidos y marcó 31 goles, Gaztelu es recordado por ser un futbolista de largo recorrido y de los denominados "comodín" al poder desenvolverse en cualquiera de las demarcaciones en las que le necesitaban sus técnicos; en todas salvo en la de portero (lo hizo en la línea defensiva, de lateral y central; en el centro del campo, de interior, extremo y pivote; y hasta de delantero). Por ello, su mayor virtud fue que siempre se puso a disposición del equipo.

Gaztelu, que fue internacional en dos ocasiones (jugó de lateral derecho en su debut, un España-Finlandia que tuvo lugar en la localidad gaditana de La Línea de la Concepción en 1969 con un resultado de 6-0) y participó también en partidos de la selección vasca, fue homenajeado en el derbi disputado en 1976 en Atotxa, tras acumular diez años en la primera plantilla realista, en el que los jugadores de ambas formaciones decidieron saltar al campo con la ikurriña, que todavía no estaba legalizada. En este partido, que la Real ganó por una goleada de 5-0 en la que, asimismo, el jugador de Bergara anotó dos tantos (el que abrió el marcador con un tiro raso en el minuto 4, tras una combinación entre López Ufarte y Zamora; y el que redondeó la fiesta al materializar un penalti que un defensor rojiblanco cometió sobre él mismo), el presidente de entonces, José Luis Orbegozo, le entregó la insignia de brillantes del club en los prolegómenos de un partido tan señalado.

Durante sus últimos años como realista portó el brazalete de capitán y también fue protagonista de una anécdota de triste recuerdo al cometer el fallo (en un erróneo pase atrás) que supuso el gol de Bertoni en el partido que el Sevilla ganó por 2-1 a la Real el 11 de mayo de 1980 (en la penúltima jornada) y que, además de suponer la despedida de un título de Liga que los guipuzcoanos tuvieron al alcance de la mano, también cortó la racha de la imbatibilidad de una Real que la mantuvo durante 38 años (la marca se la arrebató el Barcelona en 2018).

En cualquier caso, Gaztelu, que se retiró al término del curso en el que la Real ganó su primera Liga (en la que jugó 90 minutos) y que se dedicó después a regentar una ferretería en su Bergara natal, siempre será recordado con un gran cariño por parte de la afición txuri-urdin gracias, sobre todo, a su entrega al equipo de sus amores.

El recuerdo del club Después de conocerse su fallecimiento, a primera hora de la tarde de ayer, el club realista emitió la siguiente nota a través de su página web: "Don José Agustín Aranzabal Gaztelu, exjugador de la Real Sociedad, ha fallecido hoy a la edad de 74 años. La Real Sociedad quiere expresar su más sentido pésame y condolencia a su familia y allegados".

Del mismo modo, la entidad txuri-urdin anunció que los jugadores blanquiazules lucirán en el derbi que disputa hoy la Real en San Mamés brazaletes negros en señal de duelo y que el domingo en Anoeta, antes del comienzo del encuentro ante Osasuna que comenzará a las 18.30 horas, se guardará un minuto de silencio en su memoria. Goian bego.