kirolak

Alavés - Real Sociedad | Una buena costumbre

La Real visita a un enrachado Alavés con la intención de regresar a la senda del triunfo | Los txuri-urdin ganaron en Cádiz y desde entonces acumulan tres empates seguidos

06.12.2020 | 01:42
David Silva, durante el entrenamiento de ayer. Foto: Real Sociedad

donostia – Parece que ha pasado mucho tiempo. Un mundo. Pero solo han sido dos semanas. Hoy hace catorce días, la Real ganó en el campo del Cádiz gracias a un gol de Isak. Y desde entonces cuenta sus partidos por empates: AZ, Villarreal y Rijeka. La ausencia de triunfos, en cualquier caso, está provocando una pequeña travesía del desierto, sin grandes alegrías que llevarnos al cuerpo, una carencia que los de Imanol buscarán cubrir esta noche en Vitoria. Sumar tres puntos en el feudo del Alavés implicaría un éxito de valor doble. Por un lado, confirmaría, si es que hace falta confirmarlo, que la Real camina firme en la Liga independientemente de lo que le suceda en Europa. Por otra parte, aportaría unos cuantos litros de gasolina de cara a la crucial visita al Nápoles, el jueves.

enlazar partidos Es lo que tiene la Europa League. Enlazas partidos semana tras semana con la particularidad de que siempre compites en jueves. Llegas al sábado con media plantilla aún patas arriba, y se pone la cosa como para hacer convocatorias con 30 horas de antelación. La Real terminó su entrenamiento de ayer hacia la una y media. E Imanol prefirió esperar a hoy para decidir quiénes son los 23 futbolistas citados. Cuenta con cuatro bajas seguras por lesión, las de Mikel Oyarzabal, Aritz Elustondo, Jon Guridi y Luca Sangalli. Posiblemente el partido ante el Rijeka dejara alguna secuela adicional a la rotura de fibras del eibartarra, y el entrenador deberá decidir hoy en consecuencia.

cambios, seguro Acertar la convocatoria de hoy, siempre y cuando no medie algún contratiempo desconocido, supone un ejercicio más o menos sencillo. Se presenta complicado, mientras, hacer un pronóstico mínimamente fiable acerca de la alineación. Imanol va a introducir cambios, eso seguro. Está por ver cuántos y dónde. No debemos olvidar que el jueves espera uno de los partidos de la temporada. Pero también resulta evidente que el entrenador realista no es partidario de las revoluciones. La respuesta a la incógnita del once residiría así en un término medio, con Remiro en la portería, Gorosabel y Aihen en los laterales, y la opción de que Sagnan tuviera su oportunidad en el eje de la zaga acompañando a Zubeldia o Le Normand. Tampoco puede descartarse que azkoitiarra y bretón repitan dupla. Guevara apunta a relevar a Zubimendi en el pivote, con Silva y Merino como interiores. Y en la punta resulta factible la combinación que juntaría a Barrenetxea, Willian José y Portu.

¿paciencia o riesgos? El carácter camaleónico del rival, el Alavés, genera dudas sobre por dónde pueden ir los tiros hoy, a la hora de pensar en un contexto concreto de partido. Los de Machín son capaces de replegarse y buscar contrarrestar a la Real esperando antrincherados. Pero también han ido a buscar arriba a sus adversarios, comportamiento del que obtuvieron beneficios la semana pasada en el campo del Real Madrid, donde obtuvieron el triunfo (1-2). Tiene toda la pinta de que, ante una Real con las piernas castigadas por la Europa League, los de Machín apostarán por una presión alta que obligue a los txuri-urdin a correr riesgos. Así, para el equipo de Imanol sería más una cuestión de precisión en el riesgo que de paciencia ante un bloque bajo.

machín no varía Puede existir incertidumbre sobre el modo en que defenderá hoy el Alavés. No la hay, en cambio, en lo que respecta a la alineación de los babazorros. Todo apunta a que Pablo Machín repetirá hoy el once que se impuso la semana pasada en Valdebebas. Esto implicaría insistir en el 4-4-2, un esquema que sorprende viniendo del soriano, un clásico del 5-3-2. Lo cierto es que el Alavés está apostando por un esquema adaptable, pues el lateral zurdo Duarte puede convertirse en tercer central y cambiar la disposición en cuestión de segundos. Más allá de esquemas, los vitorianos están remontando un mal comienzo de Liga y ya acumulan cinco partidos sin perder. No lo han hecho ni contra el Barcelona ni contra el Real Madrid, al que ganaron. Y la Real supone ahora para ellos una nueva prueba de fuego. Los objetivos de los txuri-urdin, sin embargo, no entienden de buenos momentos del adversario. El cuadro de Imanol necesita los puntos.