kirolak

"No descarto nada"

final de copa rubiales confirma que prefiere esperar que poner otra fecha sin garantías y no desecha la opción de jugarla fuera de la temporada

18.03.2020 | 01:01
Martin Odegaard y Robin Le Normand celebran el pase a la final en Miranda.

donostia – En una jornada en la que después de una semana de máxima incertidumbre comenzaron a rifarse fechas sin demasiada certeza para la reanudación de las competiciones y las finales europeas, la Federación siguió apostando por la prudencia y evitó mojarse. Su presidente, Luis Rubiales, confirmó lo publicado por este periódico sobre que la fecha preferida por las tres partes (Real, Athletic y RFEF) era el 31 de mayo y que, para mantener la calma en las aficiones, era preferible no estar escogiendo días sin ninguna seguridad de que luego se pueda celebrar el partido. El presidente federativo compareció para dar explicaciones de lo acontecido en la reunión de la UEFA, en la que se acordó el esperado aplazamiento de la Eurocopa para dentro de un año, y con los presidentes de las territoriales. En lo que respecta a la final de Copa, por ahora continúa sin haber fechas, solo especulaciones: "No hay fecha. Es cierto que valorábamos el 31 de mayo, que además se lo comunicamos en su momento a la casa real, y se estaban haciendo las gestiones, pero, viendo lo que ha pasado en los últimos días, lo que hemos hecho es paralizar cualquier imposición de fecha porque sería eso, una imposición".

Lo que quiso dejar claro es que la situación de alerta general permite decisiones excepcionales: "Nosotros, desde la Federación, tenemos derecho a poner la fecha en un fin de semana. Por supuesto que antes de esta comparecencia, lo primero que he hecho ha sido llamar a Jokin Aperribay y a Aitor Elizegi. Hemos conversado durante unos 10-15 minutos y ellos van a estar presentes en las negociaciones para buscar los intereses de sus clubes y, lo que es más importante, de sus aficiones".

La prioridad de todos es que, como todos los años, el encuentro sea una fiesta y se pueda disputar con público. El problema es que a día de hoy es imposible garantizar eso: "Nosotros queremos una final con afición, queremos facilitar que todas las aficiones puedan estar ahí, en esa final y a partir de ahí, salvo que sea por imperativo legal, nos veríamos obligados a hacerlo a puerta cerrada. Desde luego ahora mismo no hay fecha, vamos a trabajar el calendario, pero ni tan siquiera somos capaces de decir cuándo se va a reanudar la actividad deportiva y sería muy arriesgado poner una fecha, que toda la gente volviera a reservar hoteles, viajes, etcétera, y luego creáramos un profundo desconcierto. En cualquier caso, vamos a trabajar con los clubes que han llegado a las distintas finales".

Rubiales fue más allá y no desechó la posibilidad de que la final se celebre fuera de los límites del 30 de junio, fecha en la que suelen expirar los contratos de los jugadores, pese a que en este caso concreto se van a enfrentar dos de los clubes con más estabilidad contractual de la Liga: "No descarto nada, hasta irnos por encima incluso de esa fecha (30 de junio). Los intereses de las aficiones y de los clubes van a tenerse en cuenta y van a estar con voz y voto para poder defender sus posturas. Aunque ha sido muy fácil hasta ahora hablar con ellos porque todos buscamos lo mismo, que es defender que un partido histórico tenga el nivel de respaldo, seguimiento y belleza que se merece una cita así".

La comunicación es directa entre la Real y el Athletic con la Federación y en las próximas fechas está prevista una nueva reunión (habrá que ver si se tiene que hacer en un comunicación por vídeo) para seguir de cerca la evolución de la pandemia y las opciones que permiten a la competición. De momento, en Las Rozas no están barajando ninguna fecha concreta para disputar el derbi vasco más esperado.

Real, Athletic y Federación estaban de acuerdo en jugar el 31 de mayo y así se lo dijeron al rey, pero no es viable disputarla tan pronto