"Anoeta va a ser vital"

13.02.2020 | 09:32
Imanol conserva con sus jugadores al comienzo del entrenamiento que tuvo lugar ayer en Zubieta

Donostia Imanol Alguacil es consciente de que están a un paso de hacer historia, pero advierte de que el Mirandés será un hueso duro de roer: "Estoy contento, orgulloso, tantas cosas positivas... Pero soy conscientes de que aún falta mucho para el objetivo final, que es llegar a la final. Son semifinales. Yo no hablo del Mirandés, sino de semifinales contra un equipo que ha eliminado a tres Primeras a los que ha marcado nueve goles. Los dos equipos se juegan mucho y nosotros tenemos ahora una ilusión y una emoción que hace tiempo no vivíamos. A ver si hacemos un buen partido y encarrilamos la eliminatoria".

El peso de poder hacer historia: "Sí, pero yo intentando olvidarme de todo eso, que sé que es difícil, porque lo que nos ha traído hasta aquí es no mirar lo que puede ser o puede venir y afrontar el partido siguiente con la intención de ganarlo. Lo que tenemos que hacer es olvidarnos de lo que hay en juego y salir al campo con la única intención de ser mejores que el rival y tener más ocasiones y ganar el partido".

El técnico no le da excesiva importancia al orden de los partidos: "Tal y como estamos, creo que es mejor que juguemos la ida en casa. Venimos de tres victorias seguidas, el equipo haciendo gol y el aficionado ilusionado. Con el subidón del derbi, y en ese sentido nos viene fenomenal, pero son partidos diferentes y el de mañana (por hoy) será especial. A ver si le damos continuidad a lo que estamos haciendo en casa".

Lo que rechaza es el cartel de favorito: "¿Os acordáis de lo que pasó en el 80 (aludiendo a la eliminación ante el Castilla)? Con eso está todo dicho". El respeto al Mirandés es máximo: "Le da igual que sea partido de Liga o de Copa o enfrentarse a Primeras. Siempre son reconocibles, valientes, decididos, con muy buena gente de medio campo para arriba. No tienen una plantilla muy extensa y están soportando la carga de una manera admirable. Siempre competitivos, y si están en semifinales es por méritos propios".

A Imanol no le quita el sueño el mantener su portería a cero: "Si tú eres capaz de hacer bastante más que ellos por encajar un gol, podríamos encajar; si lo que vas a hacer es dudar en atacar y ser ofensivo porque te puedan generar alguna ocasión, el resultado será más apretado para la vuelta. Yo no tengo dudas de lo que va a hacer el equipo y vamos a salir con la misma intención de siempre. A hacer más que el rival, tener ocasiones de gol y si en vez de un gol pueden ser tres, tres. Va a ser un duelo de 180 minutos".

Guridi y Merquelanz Imanol se acordó del papelazo que tienen Guridi y Merquelanz, héroes del Mirandés: "Es terrible porque todo el año hemos estado deseando que el Mirandés ganara, porque tenemos allí tres cedidos, y es un club que nos cae tremendamente bien y con el que tenemos una buena relación, con entrenador guipuzcoano, y ahora te enfrentas a ellos en una semifinal. Va a ser diferente, especial, emotivo, pero también para ellos. Hemos estado muchas horas con Martín y Guridi trabajando en el z6, y ahora nos enfrentamos a ellos en una semifinales en Anoeta siendo nuestros. Que lo disfruten, que hagan lo que hacen habitualmente, pero que no sean capaces de superar la eliminatoria".

La afición está ganando partidos: "Va a ser vital. Lo fue ya ante el Athletic. Si el equipo está haciendo los partidos que está haciendo es por el empuje y el ánimo de la afición, pero queremos más y la afición también. Espero que mañana (por hoy) el ambiente sea mayor que incluso el vivido contra el Athletic. Será el jugador número 12 si es que no es el 10". El tema de Willian José lo tiene muy claro: "No puedo asegurar que seguirá; si ponen los 70 millones, no habría más que decir. Está con nosotros y quiere seguir. No sé hasta cuándo, pero hasta final de temporada seguirá con nosotros. Y no hablamos más del tema".

En lo personal, Imanol recupera salud con las victorias: "Es curioso, he dormido bien. El derbi ha sido la mejor medicina para dormir. Me encuentro tranquilo, satisfecho, optimista, muy ilusionado. Veo a los jugadores súper motivados, con ganas, bien, tranquilos, y esa es la mejor noticia. Veo a la afición ilusionada también; esto es cosa de todos. Estoy disfrutando, pero sabiendo que hay una responsabilidad terrible.