Si esto no es prevaricación

31.12.2020 | 00:39

Pérez Royo, reputado catedrático de Derecho Constitucional, publica un articulo con este título en el que analiza la sentencia 682/2020 del TS ordenando la repetición del juicio por el caso Bateragune. Es de agradecer que juristas de renombre expliquen de manera didáctica y al alcance popular lo que define como "un caso de prevaricación de libro" la fundamentación jurídica de la decisión a la que llega por la falta de imparcialidad no solo de la Sala de lo Penal de la AN, sino también de la del TS y del TC. Los tres órganos jurisdiccionales han vulnerado el derecho de Otegi a un juez imparcial, lo que ha supuesto cumplir la condena de seis años privado de libertad siendo inocente. Ahora ordena la repetición del caso. Desgrana una compleja argumentación para concluir que a quien condena el TEDH es al Estado Español. Evidentemente los miles de jueces y magistrados no han tomado la decisión, según Pérez Royo, pero "la decisión del poder judicial del Estado fue el que fue". Y se hizo cumplir la sentencia: seis años de prisión. Por tanto, a juicio de Pérez Royo, los 16 magistrados que integran la Sala de lo Penal del TS no pueden permanecer impasibles ante la privación de libertad y han levantado acta de acusación contra ellos mismos. Para ello se ordena repetir el juicio para que se conozcan los argumentos que concurren en dicha condena. Ahora el TC quiere corregir unilateralmente y a posteriori la falta de imparcialidad previa no solo de unos altos órganos jurisdiccionales, sino de todo el Poder Judicial, pues para acceder al TDEH han tenido que agotar la vía judicial de España. Todo este embrollo se produce con el CGPJ caducado hace dos años. A lo que no es ajena la soberbia de Marchena y la incontinencia verbal de Ángela Murillo. El ruido de sables de opereta y el festival del Supremo para revivir la Transición han fracasado pues tienen que aceptar por primera vez un gobierno de coalición progresista con mayoría abrumadora en los presupuestos, que está doblegando el COVID-19 con el apoyo de la UE que está depurando la justicia franquista.