La obra en el edificio del faro de la isla se encarece un 11%

El Gobierno municipal aprobará el incremento y la ampliación del plazo hasta el 27 de noviembre

31.10.2020 | 01:10
Un helicóptero traslada las piezas de la obra a la isla, en julio. Foto: G. Estrada

donostia – El Gobierno municipal aprobará el próximo martes la segunda modificación del contrato de la obra en la casa del faro de la isla Santa Clara, que implicará un incremento de un 11% y la ampliación del plazo previsto para los trabajos hasta el 27 de noviembre. En concreto, se trata en este caso de las obras de rehabilitación del edificio para adecuarlo a la escultura de Cristina Iglesias, una actuación adjudicada a Moyua en enero por 1,46 millones de euros con un plazo de ejecución de seis meses.

Sin embargo, los trabajos fueron suspendidos parcialmente durante los meses de verano para evitar excesivas molestias a los usuarios de la isla, lo que provocó la primera modificación del contrato, con un ligero encarecimiento de un 3,28% derivado de que se trabajara también los fines de semana.

Ahora se procederá a un nuevo cambio, con un incremento del coste de 160.000 euros hasta los 1,67 millones de euros y el plazo de obras se prolongará dos semanas más hasta el 27 de noviembre. De todas formas, la apertura de la instalación al público no se hará hasta el próximo verano, tal y como afirmó recientemente el concejal de Cultura, Jon Insausti.

Estos trabajos están consistiendo, principalmente, en asegurar los muros, colocar una nueva cubierta traslúcida y paneles solares y construir una pasarela, que irá pegada a los muros interiores. Antes, la propia Moyua fue quien se encargó de las labores previas de vaciado del edificio (560.000 euros).

Al margen de estas actuaciones estaba la creación del relieve que cubrirá el fondo de la casa del faro, desarrollado por Alfa Arte y que ha supuesto un importe de 1,3 millones de euros. La obra fue trasladada en piezas en helicóptero a la isla el pasado mes de julio, para proceder a su ensamblaje in situ. Se trata de un relieve de bronce que representa el fondo marino y se llenará y vaciará de agua, provocando ilusiones ópticas y recreando los movimientos de las mareas.

En total, la intervención para instalar la creación de Cristina Iglesias supera los 4,3 millones de euros, según las últimas estimaciones.