La empresa BPXport es la única que aspira a gestionar el polideportivo de Zuhaizti

La misma firma acaba de hacerse con el contrato para gestionar el Palacio del Hielo de Anoeta

03.10.2020 | 00:16
Entrada al polideportivo con piscinas de Zuhaizti, el segundo más utilizado de Donostia.

donostia – La empresa BPXport ha sido la única que se ha presentado al concurso público convocado por Donostia Kirola para hacerse con la gestión del polideportivo de Zuhaizti, por lo que será la que se encargue de esta instalación durante los próximos quince años si cumple los requisitos exigidos y no surgen inconvenientes. Ayer finalizó el plazo de presentación de ofertas para atender la instalación deportiva situada entre Gros y Egia y solo BPXport se mostró interesada en las condiciones impuestas por el Ayuntamiento.

La misma empresa se ha hecho en los últimos días con la gestión del Palacio del Hielo Txuri Urdin, de Anoeta, propiedad de la Diputación, y es también la adjudicataria del complejo deportivo de Riberas de Loiola. Asimismo, es la que proporciona los socorristas de las piscinas municipales de Donostia y, desde el verano del año pasado, también los de las playas donostiarras.

La empresa BPXport ya conoce desde dentro la instalación de Zuhaizti ya que tomó las riendas de ella de modo provisional a principios de agosto, cuando el club Fortuna, que llevaba quince años dirigiendo la gestión de Zuhaizti, reclamó al Consistorio su relevo ya que el contrato estaba terminado y las pérdidas económicas le desaconsejaban seguir hasta que se resolviese el concurso convocado, a pesar de que el Ayuntamiento contaba con que siguiera al frente. Tras unos días de pulso entre las partes, Donostia Kirola recurrió a BPXport, que se ofreció a gestionar provisionalmente Zuhaizti y la empresa tomó las riendas de recinto deportivo de modo transitorio.

Ocuparse de la gestión de Zuhaizti no solo implica dirigir la instalación. El pliego de condiciones del concurso aprobado por Donostia Kirola le obliga a eliminar la Zuhaizti Txartela y dejar solo la de Donostia Kirola, e invertir cerca de dos millones de euros a lo largo de los quince años de contrato para poner a punto el complejo deportivo, aquejado de distintos achaques y necesidades de reforma.

De esta suma, algo menos de la mitad tendrá que destinarse a necesidades concretas ya detectadas, como la mejora de la cubierta y equipos técnicos del polideportivo, como la depuradora, el sistema de climatización o los transformadores. Además, en el primer mes de funcionamiento, la empresa adjudicataria tendrá que llevar a cabo mejoras en el gimnasio. El resto de la inversión se podrá ir llevando a cabo según vayan surgiendo necesidades a lo largo de la vigencia del contrato.

La empresa recibirá ingresos por los servicios deportivos que ofrezca y una compensación en función de los usos que hagan los abonados a la kirol txartela.