URA comienza a demoler el antiguo concesionario de Vertiz en Martutene

El derribo es parte de las labores de ensanchamiento del Urumea

01.06.2020 | 12:02
Imagen de las obras en el río Urumea.

DONOSTIA - La Agencia Vasca del Agua, URA ha comenzado a demoler este lunes el antiguo concesionario de Vertiz en el barrio de Martutene de Donostia, lo que permitirá continuar con los trabajos para doblar la anchura del cauce del río Urumea en el tramo de 500 metros entre el puente de Martutene y el puente del polígono 27.

En un comunicado, URA ha señalado que esta demolición es "uno de los hitos técnicos fundamentales de las obras de la fase II para la defensa contra las crecidas de Urumea, puesto que liberaliza aproximadamente la mitad de los 500 metros del tramo entre el puente de Martutene y el puente del polígono 27".

Según ha explicado, una vez se haya demolido, se podrá continuar excavando y doblando el ancho del cauce del tramo de sus 25 metros originarios a los 50 metros de ancho de cauce que dispondrá tras su ejecución.

Las labores de ensanchamiento del cauce en la fase II prácticamente han concluido inmediatamente aguas abajo, entre el final del recinto del antiguo concesionario y el puente del polígono 27. Estos trabajos han requerido la excavación de cerca de 95.000 metros cúbicos de tierra, en torno a 9500 camiones.

Una vez que la demolición del concesionario concluya, las obras continuarán los meses venideros con el objetivo de aprovechar el verano y avanzar al máximo con la excavación de las tierras y el resto de los trabajos que haya que realizar en el cauce (como la hinca o la conducción por el subsuelo del saneamiento que recogerá las aguas residuales del polígono 27 y las transportará por bombeo hasta la depuradora).

El conjunto de las actuaciones de la fase II que URA está acometiendo en Martutene cuentan con un presupuesto de 13 millones de euros. Al igual que los trabajos incluidos en la Fase I, estas actuaciones recibirán financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER. El conjunto de las actuaciones de la Fase I y la Fase II suponen una inversión de 32 millones de euros.

En la margen izquierda, el encauzamiento se llevará a cabo mediante la construcción de un muro vertical a lo largo de los primeros 200 metros (en sentido hacia aguas abajo) hasta la altura de la Villa Caney. A partir de ese punto, el encauzamiento continúa con una escollera tendida prácticamente concluida, a la que se le está dotando de cobertura vegetal.

Una vez que ese encauzamiento se complete, la margen izquierda será transitable para peatones y ciclistas hasta el Apostolado mediante un paseo de ribera, que conectará en el polígono 27 con el bidegorri al centro de la ciudad. En la margen derecha se han llevado a cabo sendos desmontes junto al vial de Sarrueta y se han demolido los caseríos y talleres que había en el lugar.

Se trata de actuaciones cuyo fin es generar el espacio suficiente para permitir la ampliación del cauce y la creación del vial que conectará de nuevo la rotonda del Polígono 27 con el barrio de Martutene y del paseo peatonal que terminará a la altura del puente del citado polígono. Se creará también junto al río un pequeño parque lineal que dispondrá de dos graderíos para acceder hasta el nivel del agua.

La actuación en la margen derecha se completa con la conservación patrimonial del antiguo horno calero de Latsuene, que iba a ser demolido para generar espacio para el nuevo vial de Sarrueta. Esta instalación industrial de finales del siglo XIX ha sido desmontada piedra a piedra y reconstruida fielmente unos metros más abajo.

El encauzamiento en la margen izquierda en el tramo inmediatamente aguas abajo del puente de Martutene consistirá en una pared vertical a lo largo de los primeros 200 metros, que generará un área estanca. Allí se construirá un tanque de tormentas al que derivar las aguas pluviales para ser bombeadas de nuevo al Urumea, una actuación necesaria para garantizar el drenaje urbano. También se renovará la red de saneamiento de Añarbe.

En concreto, se suprimirá la estación subterránea de bombeo de aguas residuales del Polígono 27 y se derivarán por debajo del lecho del cauce del Urumea hasta la nueva estación bombeo de aguas residuales que se construirá en la margen izquierda, en Antzita, y que las impulsará hasta la depuradora de Loiola. También se recogerán las aguas residuales de viviendas de Apostolado para derivarlas al colector.