Jaione Fernández de Jauregui, AUTORA DEL LIBRO 'AL TIMÓN DE MI BARCO'

"En este segundo libro, sin la necesidad de expresar tanto mis sentimientos más profundos, doy paso a la crítica"

Jaione Fernández de Jauregui, 'Cala', presentará el viernes su segundo libro 'Al timón de mi barco'. La cita tendrá lugar en la biblioteca de Eskoriatza (19.00 horas)

04.02.2020 | 08:44
Jaione Fernández de Jauregui

Anabel Dominguez

ESKORIATZA– En enero de 2018 Jaione Fernández de Jauregui alumbraba a su primer libro Sentimientos tuyos y míos. Ahora, dos años más tarde, regresa con su segundo retoño literario que lleva por título Al timón de mi barco, un trabajo en el que la autora eskoriatzarra destapa sus pensamientos, reflexiones y las observaciones de la vida que le rodea. Su aventura juntando letras la ha convertido en "un modo de expresión que me sale de forma natural", asegura. Firma sus obras con el seudónimo de Cala, una flor con la que dice sentirse identificada. "Antes me hubiera definido como bastante discreta, y creo que una cala es así, al igual que solitaria como yo", cuenta.

Al timón de mi barco'. ¿Qué nos vamos a encontrar en este libro?
–Vuelvo a recurrir a la prosa poética, pequeños textos de poesía, y en esta ocasión, también de crítica de lo que ocurre socialmente. Toco diferentes temas con el amor como hilo conductor. Algunos de los textos corresponden a esa primera etapa que desembocó en el primer libro, que entonces se quedaron sin publicar y he querido recuperar. Otros textos han ido surgiendo después.

¿A quién va dirigido?
–En primer lugar, lo que escribo es algo que nace de mí. Son pensamientos y reflexiones compartidas, con las que habrá gente que se puede sentir identificada. Hablo, por ejemplo, del auge del fascismo, de la madre tierra y de aquello que estamos dejando morir, de los cobardes, es decir esos señores de la guerra que animan y enfrentan a los pueblos mientras ellos viven cómodamente y se enriquecen...

¿Este segundo trabajo literario es una continuidad del primero?
–En una parte sí y en otra no. El primero es muy intimista y personal. Este último libro hace referencia, empezando por el propio título, a esta segunda etapa en la que sin necesidad de expresar todo lo que tengo dentro, esos sentimientos tan profundos, cojo las riendas de mi vida y soy consciente de que lo que voy a escribir son críticas más externas a mí.

¿Cómo ha sido la experiencia de destapar lo que lleva dentro? ¿De desnudar sus pensamientos ante el lector?
–El primer libro no tenía intención de publicarlo, pero me insistieron para que lo hiciera. Pensaba que a mis amigas les gustaba porque me conocían y no sabía el alcance que podía tener. Hace unos días, sin ir más lejos, todavía he vendido un ejemplar del primer libro; la persona que lo compró me ha dicho que con algunos de los textos se ha sentido muy identificada, que le han llegado muy adentro. La exposición de esa desnudez de mi misma con esa primera experiencia fue vertiginosa. Ya superada, con este segundo libro también tengo cierto vértigo sobre la acogida que va a tener.

¿Dónde va a estar a la venta?
–Se trata de una autoedición a través de la editorial Letrame. Estará a la venta en Eskoriatza, en principio en la peluquería Ixkur y la mercería Carmen, y en Foto Ikatz de Arrasate. Además, tengo intención de dejar el libro en las bibliotecas de ambos municipios.

El libro tiene también su vertiente benéfica.
–No voy a vivir de esto –se dedica a la hostelería–; es algo que me gusta, una forma de expresión que me sale de un modo natural. Un amigo escribió un cuento y donó lo que recaudó. Me pareció una buena idea, así que los beneficios se los entregaré a la Fundación Pasqual Maragall, que trabaja en la investigación contra el Alzheimer.

¿Cómo empezó a coquetear con las letras?
–Es curioso, porque no lo había hecho nunca. Empecé en una época con el estado de ánimo bajo. Suelen decir que la poesía surge cuando duele el alma y yo creo que a mí me salió un poco así. Siempre había escuchado que la escritura es una terapia para sacar lo que se lleva dentro. Al principio escribía cosas incoherentes, sin sentido; las borraba, las tiraba o quemaba, hasta que sin querer conseguí dar forma a un pequeño poema de cuatro líneas al que llamé El amor. Después vino otro al que puse por título El alma.... Mis amigas me decían a ver de dónde los había sacado y yo pensaba: no se me dará tan mal si opinan de esta manera. Y así comenzó todo. Tengo como referencia el año 2015, cuando creé un blog en internet en el que publicaba lo que escribía.

Para terminar, ¿tiene entre manos algún otro proyecto?
–No quiere hacer siempre lo mismo y me he aventurado con los mini relatos eróticos. Me gustaría poder terminarlo este año para presentar los tres libros en la azoka de Durango, pero no sé si me dará tiempo.

noticias de noticiasdegipuzkoa