Irun congela sus impuestos

02.11.2020 | 00:46
La Corporación volvió a distribuirse a lo largo de la Sala Capitular para respetar las distancias. Foto: N.G.

El pleno de la corporación aprueba por unanimidad la propuesta del gobierno de no incrementar la presión fiscal

el Pleno de la Corporación del Ayuntamiento de Irun aprobó por unanimidad en su sesión ordinaria de octubre una modificación de la ordenanza fiscal reguladora de diversas tasas con un criterio general de congelación de cara al ejercicio 2021. La propuesta del equipo de gobierno socialista contó con el apoyo de todos los grupos políticos (PNV, Elkarrekin Podemos-IU, EH Bildu y PP), que coincidieron en considerar que, con las consecuencias económicas de la pandemia todavía a flor de piel, no es momento de elevar la carga fiscal sobre los irundarras.

Entre las medidas adoptadas por el Pleno también se encuentra el aumento de la bonificación de la cuota municipal en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) del 25% al 50%, así como la introducción de dos nuevos supuestos en los que se puede acceder a dicha bonificación: para quienes inicien el ejercicio de cualquier actividad y tributen por cuota municipal durante los cinco años (tras los dos de exención por norma foral) y para quienes tributen por cuota municipal y tengan una renta negativa durante el ejercicio anterior, empezando desde este 2020.

Igualmente, la Corporación acordó, recuperando el espíritu del plan de choque Irun Aurrera, continuar dando soporte a los hosteleros locales manteniendo en 2021 una bonificación de hasta el 75% en la tasa de ocupación de vía pública. La bonificación de dicha tasa para el ejercicio actual, según el plan Irun Aurrera, es del 95%. Aunque por el momento los hosteleros están pagando la tasa de forma íntegra, el Consistorio les devolverá el porcentaje correspondiente a la bonificación de este 2020 antes de fin de año.

También en el capítulo de Hacienda, el Pleno aprobó una cuantiosa modificación de créditos de 1,3 millones de euros con el objetivo principal de paliar el déficit económico que registraron diversos servicios municipales durante los meses del confinamiento. En concreto, los servicios afectados por la modificación son los polideportivos municipales, el transporte público y los de limpieza de los centros escolares de la ciudad.