bertan

El regreso de los vecinos de Zubieta 8 a sus casas se demora para hacer más mediciones

Se espera que los inquilinos puedan regresar hoy o mañana, una vez se garantice plenamente la seguridad en la zona

07.06.2020 | 01:38
Varias personas pasan por delante del número 8 de la calle Zubieta, acordonado, ayer.

donostia – Los vecinos de la calle Zubieta 8, desalojados el viernes a consecuencia de un socavón en los cimientos del edificio causados por las obras del Topo bajo el centro de Donostia, volverán a sus casas en los próximos días, previsiblemente hoy o mañana, una vez que los técnicos del Ayuntamiento garanticen con nuevas mediciones que existe seguridad plena en la zona.

Así lo hizo saber ayer el alcalde de Donostia, Eneko Goia, quien participó en una reunión con los afectados, en la que también tomaron parte la consejera de Infraestructuras, Arantxa Tapia, el viceconsejero Antonio Aiz, la concejala de Urbanismo y Vivienda, Nekane Arzallus, y el director del área, Jon Chávarri, además de responsables de Eusko Trenbide Sarea (ETS).

En dicha reunión, que se alargó durante dos horas, los representantes del Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Donostia trasladaron a los vecinos desalojados toda la información referente a los motivos que provocaron el socavón, de unas dimensiones de tres metros por tres y otros tantos de profundidad, así como los trabajos técnicos que se están llevando a cabo para enmendar este "accidente técnico".

"Ha sido una reunión en la que se han dado muchas explicaciones, ha sido absolutamente transparente de qué es lo que ha provocado este fenómeno, cuál es la actuación que en este momento se está llevando a cabo y, en ese sentido, se han entendido esas explicaciones", explicó Goia, que aseguró que el encuentro se había llevado a cabo en un ambiente de tranquilidad. "Cuando pasa una cosa de estas, lo que uno siente es preocupación, es lógico, humano y normal, y lo que quieren son respuestas que ofrezcan una seguridad plena del estado del edificio para poder volver a él", expuso.

De esta forma, para garantizar la plena seguridad, el Ayuntamiento esperará, al menos hasta mañana, para autorizar que los vecinos regresen a sus casas. El socavón aparecido el viernes fue inmediatamente hormigonado y se colocaron testigos topográficos para ver si en los próximos días aparecen o evolucionan grietas.

"Nuestro papel va a ser velar por que la seguridad sea plena en el edificio de Zubieta 8 y los de alrededor. Con ese objetivo estamos trabajando conjuntamente con ETS y estamos acometiendo todas las actuaciones para que esta situación se normalice y creo que están yendo razonablemente bien. Espero que en breve plazo finalicen y la seguridad quede debidamente garantizada y el regreso de los vecinos sea lo antes posible", añadió Goia.

Mientras tanto, el Consistorio donostiarra ha ofrecido a los afectados alternativas de alojamiento donde quedarse. "En este caso, dadas las particulares circunstancias que nos ha tocado vivir, hemos contado con la colaboración del Hotel Londres", agradeció Goia.

Por su parte, Arantxa Tapia lanzó un mensaje de tranquilidad al informar de que "no solamente en Zubieta 8, 10 y en el Hotel Londres, sino en todo alrededor se están realizando catas de forma continua que nos permiten asegurar que no ha habido ningún movimiento en ninguna de las viviendas ni en ninguno de los edificios".

suelo kárstico Una vecina avisó a las 13.30 horas del viernes de la aparición de un socavón en el sótano del número 8 de la calle Zubieta, tras lo cual el Ayuntamiento envió a los bomberos, que aconsejaron desalojar los tres edificios de la manzana por precaución, y analizar la situación.

Ese mismo día, el director de obra, José María Gutiérrez, explicó que el socavón se pudo abrir por la existencia de "comunicación" con el túnel excavado en la zona. Según indicó, el terreno situado bajo la arena sobre la que se asientan los edificios de la zona es kárstico y, si se producen huecos, la arena se mueve, lo que puede afectar a las estructuras, como sucedió con uno de los pilares, que quedó desplazado.

"No éramos conscientes de la comunicación con el túnel, ya que estamos trabajando ahora a 120 metros del edificio" en la zona marítima, dijo el director, quien añadió que en la obra ha habido "afectaciones de agua como en cualquier ejecución de túnel" y que se suelen impermeabilizar. "Pero hemos constatado que la zona de la playa de La Concha es kárstica, con oquedades, y algunas tienen contacto directo con el edificio del número 8 ". "Ha habido filtraciones que han arrastrado unas arenas y se ha producido un socavón, relativamente pequeño", añadió.

ETS, por su parte, explicó que el hundimiento estuvo motivado por la aparición "de una discontinuidad o alteración en el material de la roca donde se estaba excavando el túnel del Topo", que descubrió una zona kárstica, "una franja donde el agua circula con más facilidad".

Tapia informó de que las catas que continuamente se realizan en la zona no han detectado movimientos en ninguna vivienda