Euskadi registró el pasado año 7.500 accidentes de trabajo menos que en 2019

Sin embargo, solo hubo tres muertos menos, según los datos de Osalan

20.01.2021 | 17:13
Una concentración en protesta por un accidente laboral

Euskadi contabilizó el pasado año 31.533 accidentes laborales con baja, lo que supone 7.462 menos que en 2019, descenso al que ha contribuido la caída de actividad motivada por la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, esta reducción del 19,1% de la siniestralidad solo se ha traducido en tres víctimas mortales menos (27 el pasado ejercicio por las 30 de 2019), según datos de Osalan.

Estas cifras incluyen tanto los siniestros en jornada de trabajo, como los registrados 'in itinere', además de las recaídas. Los accidentes en jornada el pasado año ascendieron a 26.958 (-18,3%) y los contabilizados 'in itinere' a 3.244 (-20,9%).

El sector con más siniestros en jornada de trabajo fue Servicios (13.837 accidentes), seguido de la Industria (9.133 siniestros), Construcción (3.426 accidentados) y Agricultura, Ganadería y Pesca (562 bajas).

De esta forma, el sector con mayor siniestralidad laboral fue la Construcción (61,58 bajas por cada mil ocupados), seguido del Primario (58,3 bajas), la Industria (55,64 bajas por cada mil ocupados), y Servicios (20 bajas por cada mil trabajadores).

Del total de accidentes en jornada de trabajo, 26.768 fueron leves (-18,4%), 169 graves (+4,3%) y 21 mortales (cinco menos que en 2019). Los siniestros 'in itinere' de carácter leve fueron 3.211 (-20,7%), hubo 27 graves (44 en 2019) y seis víctimas mortales, dos más que un año antes.

Por territorios históricos, Bizkaia contabilizó 14 muertes en el puesto de trabajo (dos más que en 2019), Araba tuvo que lamentar cuatro fallecimientos (dos menos que el ejercicio precedente) y en Gipuzkoa murieron tres trabajadores (cinco menos que un año antes).

Por otra parte, Euskadi contabilizó el pasado año 1.242 enfermedades profesionales nuevas que causaron baja laboral, lo que representa un descenso del 18 por ciento con respecto a las contabilizadas en 2019.

Los casos de enfermedades profesionales que no provocaron baja se elevaron a 1.148, un 29,9 por ciento menos que las 1.638 enfermedades sin ausencia laboral contabilizadas en 2019.