Iberdrola y el EVE crearán cuatro parques eólicos en Álava

La potencia instalada equivaldrá al consumo de unos 113.500 hogares vascos

10.12.2020 | 00:58
Euskadi triplicará su capacidad eólica instalada con los cuatro nuevos parques. Foto: N.G.

donostia – El consorcio formado por el Ente Vasco de la Energía e Iberdrola el año pasado da sus primeros frutos. Aixeindar presentó ayer el proyecto para ubicar cuatro parques eólicos en Álava, que sumarán 250 megavatios (MW) de potencia instalada, lo que equivale al consumo de unos 113.500 hogares. Cuando estén en funcionamiento, Euskadi casi triplicará su capacidad eólica, que ahora es de 153 MW, distribuidos en cinco parques.

No se han concretado los plazos de puesta en marcha de las instalaciones, sujetas a la autorización administrativa y a los habituales periodos de consulta en los municipios en los que se instalarán los aerogeneradores.

Además, las tramitaciones de los parques eólicos que tienen una potencia de más de 50 MW –dos de ellos superan ese rango– se tienen que tramitar en el Ministerio de Energía y si el proyecto atañe a más de una comunidad autónoma como es el caso de uno de ellos, que afecta a Navarra, también debe tener el visto bueno del gobierno autonómico. Ambas administraciones tienen de plazo hasta el 25 de diciembre para dar a conocer su decisión de admitir o no a trámite estas solicitudes.

Aixeindar –constituida en un 40% por el EVE y en un 60% por Iberdrola–, ha solicitado ubicar los nuevos parques en Azazeta (Ribera Alta), con una potencia de 40 MW; Montes de Iturrieta (Arraia Maeztu), de 75 MW; Arkamo (Oion), de 95 MW,; y Labraza (Arraia Maeztu y Bernedo), con una potencia de 40 MW.

Aparte de estos proyectos, Aixeindar continúa realizando mediciones de viento en otros puntos de Euskadi para conocer su potencial. Según el EVE, la energía eólica es la "gran palanca" para abordar la descarbonización de la economía y el cambio climático.

El Gobierno Vasco consideró que la primera actuación de Aixeindar es una "excelente noticia" que supone "un paso decidido en la apuesta por la generación de energía renovable", y abogó por acoger este proyecto como una "oportunidad de desarrollo tecnológico y de desarrollo industrial, de reactivación económica y también de generación de empleo".