El interés de las pymes vascas por acelerar su digitalización agota las ayudas de la Spri

Los impulsores del programa BDIH Konexio 2020 tratan de ampliar su alcance ante "el espectacular éxito de acogida"

11.11.2020 | 01:05
La robótica es una de las áreas estratégicas en las que las pymes han presentado proyectos para el programa BDIH Konexio 2020.

donostia – El director general de la Spri, Aitor Urcelai, señalaba en una entrevista concedida a Confebask que la pandemia de coronavirus ha acelerado la digitalización empresarial y un buen ejemplo de ello es la numerosa respuesta que ha tenido el programa BDIH Konexio 2020 de este organismo, cuyo objetivo es poner en contacto a pequeñas y medianas empresas con agentes de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación para impulsar la incorporación de la tecnología digital a sus organizaciones.

Un total de 48 pymes vascas se han acogido a estas ayudas en una respuesta que la Spri calificó ayer de "espectacular éxito", hasta el punto de que anunció que estudia ampliar la cobertura de este programa. Este colectivo empresarial tiene unas dimensiones menores lo que, en ocasiones, dificulta su incorporación a la Industria 4.0 por falta de recursos. El BDIH Konexio 2020 subsana en parte estos obstáculos al conceder una subvención que oscila entre los 12.000 y 20.000 euros por cada proyecto.

Aunque no menos importante es la oportunidad que ofrece a las pymes de acceder a centros tecnológicos, universidades, centros de formación profesional o unidades de I+D empresariales de la CAV, que a través de esta iniciativa ponen a su disposición su conocimiento y experiencia. La oportunidad de este programa se refleja en que la propia presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, alabó esta iniciativa, según aseguró la Spri.

Las pymes deben presentar un proyecto en colaboración con alguno de los miembros del Basque Digital Innovation Hub, es decir, con agentes de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación. La naturaleza de estas propuestas tiene un carácter ágil y son sencillas de incorporar a la actividad diaria, es decir, no se trata de grandes proyectos de largos plazos puesto que el objetivo es que el mundo de la pyme adquiera los hábitos y conocimientos necesarios para su digitalización.

El hecho de que se realice este primer contacto de colaboración entre pyme y agente innovador también crea la oportunidad de que esta relación se prolongue a más largo plazo, de tal modo que se potencia el desarrollo futuro de proyectos de mayor envergadura.

agilidad y facilidad En este primer contacto, las propuestas "prueban y ayudan a comprender rápidamente las posiblidades de uso de estas tecnologías para resolver problemas muy reales", explicó la Spri. Como ejemplos citó la reducción de tiempos de ciclo en actividades realizadas por manipuladores robóticos o simulaciones de deformaciones de determinados procesos productivos para optimizarlos.

Otras técnicas que los agentes del Basque Digital Innovation Hub pueden enseñar a digitalizar son el análisis de tecnologías para la fabricación de piezas específicas o el desarrollo de prototipos en la fabricación de piezas funcionales en composite, entre otras.

A pesar de la difícil situación que ha creado la pandemia de COVID-19, o precisamente por ello, un alto número de pymes ha apostado por digitalizar sus procesos con proyectos que, además, se enmarcan en áreas de actuación estratégicas como la fabricación avanzada, la robótica flexible y colaborativa, la ciberseguridad, los materiales avanzados y la sostenibilidad. La iniciativa se completará con el lanzamiento por parte de la Comisión Europea de un nuevo programa digital en el que el BDIH espera formar parte.