Los españoles tienen pesetas por valor de 1.610 millones de euros. Euskadi no logra frenar la pérdida de autónomos en 2019

El número de profesionales baja en 1.500 con una caída acumulada en diez años de 10.000 trabajadores

06.01.2020 | 06:26
La construcción concentra un alto volumen de autónomos.

Donostia - El número de autónomos vascos ha bajado un 0,9% a cierre de 2019, tras registrarse una reducción en el volumen de afiliados a la Seguridad Social de 1.519 trabajadores por cuenta propia. La cifra total de estos trabajadores se ha situado en 170.967, según el informe de la asociación ATA. El colectivo mantiene así la tendencia a la baja de los últimos diez años, en los que Euskadi ha perdido más de 10.000 trabajadores por cuenta propia.

Gipuzkoa ha sido el territorio que mayor caída ha registrado durante 2019, con un 1,2% menos que en 2018, de tal forma que cerró el ejercicio con 66.484 autónomos, según los datos de ATA. Por su parte, Bizkaia registró un descenso de siete décimas, lo que supone 575 autónomos menos, hasta quedar en 84.016. En Araba se produce una bajada de ocho décimas con 170 autónomos menos, para un total de 20.467.

El mal año prolonga la evolución a la baja de un colectivo especialmente venido a menos a raíz de la crisis. Es verdad que ha habido años, en especial en los primeros compases de la recuperación, en los que el número de autónomos ha cogido algo de aire, pero en líneas generales ha sido una década negativa. Y es que a finales de 2009 el volumen total de autónomos vascos superaba la barrera de los 180.000, es decir, la crisis se ha llevado por delante más de 10.000 empleos de este tipo, en torno al 6% del total.

En realidad la curva de empleo de este colectivo no es paralela a la de los asalariados. En primer lugar, porque antes de que comenzara la recuperación de la contratación por parte de las empresas en 2014 ya había empezado a crecer con fuerza el empleo autónomo. La falta de salidas laborales empujó a muchos jóvenes y desempleados a poner en marcha su propio proyecto, lo que unido a los diversos incentivos por parte de la Seguridad Social generó un rápido ascenso en el número de afiliados al régimen de autónomos en los primeros años de la fase expansiva.

El problema es que, una vez agotada la gasolina de las ayudas, muchos de esos nuevos autónomos o han regresado al desempleo o se han incorporado a otras empresas. Tras el tímido repunte de una décima en 2018 el año pasado volvió a situar al colectivo en terreno negativo.

En el Estado español el número de autónomos creció en 2019 en 14.425 trabajadores, lo que supone un repunte de cuatro décimas, inferior al de 2018, hasta alcanzar las 3.269.089 personas. - N.G.