Cita clave en Balaídos

21ª jornada el Eibar visita al Celta, un rival directo en la parte baja de la tabla, con el objetivo de sacar un resultado positivo que refuerce sus opciones de permanencia

26.01.2020 | 06:22
Esteban Burgos celebra su gol ante el Atlético de Madrid.

eibar - El Eibar, tras la dolorosa eliminación copera ante el Badajoz, necesita recuperar su mejor versión, aquella que le sirvió para ganar al Atlético en Ipurua, en su visita al Celta en Balaídos (14.00 horas).

Un partido que puede valer más que tres puntos en la lucha por la permanencia en la que ambos equipos se encuentran inmersos, ya que una victoria armera alejaría hasta los nueve puntos a los celestes, mientras que perder significaría volver a sufrir en la zona baja de la tabla, aunque los eibartarras seguirían con cierto margen. En cualquier caso, sacar algo positivo hoy de Balaídos significaría un importante paso hacia la permanencia.

Las bajas siguen siendo la principal noticia en un Eibar que recupera para la convocatoria a Pape Diop, aunque no parece probable que pueda ser de la partida de inicio.

Pocos jugadores repetirán respecto al partido de Copa en Badajoz. Cote, Orellana e Inui, que descansaron el jueves, se antojan titulares con la duda de la punta de lanza. En principio, Sergi Enrich parece fijo y la incógnita es si Mendilibar optará por una segundo delantero -que sería Charles- o prefiere reforzar el centro del campo, quizás metiendo a Cristóforo junto a Edu Expósito y Sergio Álvarez. En defensa podría volver a tener su oportunidad Esteban Burgos junto a Paulo Oliveira, y habrá que ver quién ocupa el lateral derecho: Tejero o De Blasis, que ya ha actuado en esa posición varias veces este curso.

En cualquier caso, juegue quien juegue, el Eibar debe repetir su reciente imagen liguera, perdida en la Copa, para tratar de hurgar en la herida del Celta, que solo ha ganado uno de los últimos doce partidos que ha jugado. Una racha negativa que ha convertido el duelo de hoy en la primera final por la permanencia para el conjunto gallego, incapaz de enderezar su rumbo pese al relevo en su banquillo.

No hay margen de error para el conjunto dirigido por Óscar García Junyent, que sigue sin celebrar una victoria en Balaídos. Su único triunfo en Liga como técnico celeste llegó en Villarreal, hace ya más de dos meses.

La situación es tan dramática que la directiva del Celta promovió un recibimiento al equipo a su llegada al estadio. Busca el efecto que tuvo la pasada temporada A Nosa Reconquista, aunque aquella campaña estuvo marcada por una promoción de entradas gratuitas para los abonados y precios asequibles para el público que ahora no se repite. No se espera, por tanto, una gran entrada en Balaídos, pese a que el Celta se la juega.

Óscar García recuperará su once de gala después de dar una oportunidad a los menos habituales en la Copa. De la eliminación ante el Mirandés nadie habla. El fracaso copero ha quedado en un segundo plano. La final de hoy lo absorbe todo y el protagonismo será para el cuarteto atacante: Pione Sisto ocupará la banda izquierda, Santi Mina la derecha y Rafinha actuará por detrás de Iago Aspas. - Efe/N.G.