Iñigo Marotias
Entrenador del ampo Ordizia rugby elkartea

Iñigo Marotias: "Teníamos expectativas altas y dolió la eliminación en cuartos de final"

24.05.2021 | 00:38
Iñigo Marotias: "Teníamos expectativas altas y dolió la eliminación en cuartos de final"

Iñigo Marotias ha acabado "agotado" una temporada "muy complicada" a causa del covid. El técnico del Ordizia reivindica el trabajo realizado y sigue viendo a su equipo "capaz de pelear por los títulos"

donostia – Tras caer eliminado en el único partido de los cuartos de final por el título de liga frente al Barcelona (9-16), el Ampo Ordizia puso fin a una difícil temporada marcada por el covid. El club de Goierri no pudo entrar en la Copa y no logró alcanzar la final liguera, pero fue capaz de derrotar a todos los equipos del campeonato excepto El Salvador y también logró acabar invicto la fase regular en Altamira. El técnico de los ordiziarras, Iñigo Marotias, hace balance de esta campaña.

¿Ya le ha dado la vuelta a la eliminación ante el Barcelona?

–El sistema de competición hace que solo sea un equipo el que termina la temporada contento. El resto la acaba perdiendo, y perder y quedarte fuera siempre duele. Esta temporada teníamos expectativas altas y dolió quedar eliminados en cuartos de final, pero creo que el trabajo que se ha hecho tiene mucho mérito, y creo que según vayan pasando los días lo vamos a valorar cada vez más. Tenemos que estar satisfechos con el trabajo que hemos hecho.

¿Qué nota le pone a esta temporada?

–Pondría diferentes notas. Hay muchas áreas que valorar. Ha sido un año muy difícil, en el que hemos tenido que renunciar a muchas cosas y en el que hemos tenido que cambiar muchas cosas. Ha habido muchas cosas nuevas, y eso ha hecho que nos condicione bastante durante gran parte de la temporada. Si hay algo que a mí no me gusta negociar demasiado es la base, a lo que nos comprometemos a principios de año, y lo hemos cumplido a rajatabla. Sí que ha habido días en los que quizás no hemos estado a la altura y en los que nos ha faltado un poco, pero siempre los va a haber, y trabajamos para que sean los menos posible. Estoy contento con nuestro trabajo.

¿Hasta que punto les ha condicionado la falta de público durante los partidos?

–La falta de público se nos hizo rarísima al principio. Por desgracia, te acostumbras a los partidos sin gente en casa aunque lo eches en falta, y luego te toca salir y cada vez ha ido habiendo más público, te extraña y se te hace difícil, pero te acostumbras a jugar así.

¿Y cómo han afectado las medidas contra el covid en su trabajo diario?

–El trabajo diario ha sido agotador. Hemos tenido que tener en cuenta mil cosas, hemos tenido que dejar de hacer reuniones... Han sido miles de detalles a tener en cuenta y en los que no puedes descuidarte, que han hecho que sobre todo para los responsables del equipo la temporada haya sido muy complicada. Por ejemplo, en cada entrenamiento acostumbrábamos a tener una reunión y no las hemos podido hacer en el interior. Y, claro, reunirse en el exterior, con distancias, en diciembre, en Ordizia a las doce de la noche es complicado. En mi caso, por ejemplo, he tenido que aprender a mandar vídeos locutados con lo que queríamos hacer porque no podíamos reunirnos, con lo que se empobrece muchísimo el feed back y es mucho menos enriquecedor hacerlo así. Hemos tenido que realizar parte de los entrenamientos con mascarilla para reducir el riesgo de contagios, en los viajes hemos tenido que ver quién se sienta con quién y quién duerme con quién para que su círculo sea el menor posible, en los viajes cada uno iba sentado en su sitio, sin poder moverse mucho... al final son pequeños detalles que a diario te van cansando muchísimo.

¿Qué es lo que más le ha gustado de esta temporada?

–Ha habido momentos en los que me he sentido muy afortunado. Durante mucho tiempo, Ordizia y su entorno han estado en una situación bastante complicada, y nosotros seguíamos entrenando. Los niños no podían jugar, no podían salir del pueblo, no había deporte escolar, no había categorías inferiores, y prácticamente Altamira era solo para nosotros, porque no había ninguna otra actividad. Cuando no había gran cosa que hacer, tenías esas dos o tres horas de entrenamiento y los partidos que te hacían olvidar un poco todo eso. Y eso ha sido muy bueno, junto con el comportamiento de todos los jugadores y del staff, que ha sido de agradecer.

¿Y el mejor partido del año?

–Hay varios. El partido contra Les Abelles fue muy gratificante. Jugaron muchos jugadores que no eran los habituales, con menos experiencia en División de Honor. Lo hicimos porque creíamos que era lo mejor para ese fin de semana, y la respuesta fue increíblemente buena. Fue un premio para todos. Ha habido jugadores que no han tenido semanas fáciles por el covid, viajes que no han sido fáciles por ese tema, y luego la gente ha respondido. También ha habido partidos como los del Alcobendas y el VRAC en casa. Son encuentros en los que no puedes fallar en nada y tienes que hilar muy fino, y salieron los resultados y el equipo lo hizo muy bien.

¿Cuál ha sido su peor momento sobre el campo?

–No es una pregunta fácil. El partido que jugamos en Barcelona fue uno de los peores desde que yo soy entrenador. Fue muy duro. Sobre todo porque no peleamos y no estuvimos lo concentrados que requería el partido. Puedes jugar mejor o peor, los errores existen, pero cuando duele de verdad es cuando ves que falta algo más y cuando el fallo es conjunto, y en Barcelona ocurrió eso.

La plantilla se había puesto como objetivo luchar por los títulos, pero no logró clasificarse para la Copa y cayó en los cuartos de final del 'play-off' por la liga. ¿Era un objetivo demasiado ambicioso?

–No. Demostramos que somos capaces de pelear por los títulos. Sabíamos que era difícil, pero los objetivos deben ser así. Si todos los años cumpliéramos los objetivos quizás habría que plantearse si no son demasiado asequibles. Era difícil, pero se podía lograr. Creo que esta plantilla tiene nivel para luchar por llegar a la final.

Ha habido varios momentos clave en el que el Ordizia no ha podido ofrecer su mejor versión. En el 'play-off', la defensa del Barcelona no permitió que el equipo hiciera su juego, y en el partido de la primera vuelta contra El Salvador, clasificatorio para la Copa, el equipo cometió errores que le pasaron factura. ¿Cree que en estos partidos el equipo podía haber hecho algo más?

–Puede ser. No sé si algo más. Al partido contra El Salvador no llegamos de la mejor manera después de dos semanas complicadas, y creo que el exceso de presión, o el ansia, nos pudo y no pudimos demostrar lo que podemos hacer. Fue un golpe fuerte, pero nos repusimos y pudimos ganar al Alcobendas y al VRAC en casa. Fue duro. Pero, por ejemplo, el partido contra el Alcobendas en Altamira lo teníamos que ganar sí o sí y lo hicimos. Y en Alcobendas, a pesar de perder, hicimos un muy buen partido, que se decidió por un detalle. Si jornada tras jornada estás cerca de ganar hasta el final del partido estás cerca de estar arriba. Solamente no estuvimos cerca en Barcelona. En los demás partidos hemos tenido opciones de ganar.

¿Qué opina del rendimiento de los refuerzos de esta temporada?

–Estoy contento. Todos han sido jugadores de calidad, con un nivel alto, y lo han demostrado. Ha sido un año muy complicado para el rendimiento de los jugadores nuevos. Ha sido muy difícil acostumbrarse al contexto, porque era nuevo para todos. Además, los jugadores se han pasado todo el año juntos por evitar abrir los círculos. Ahora, sobre el trabajo y la profesionalidad de todos ellos no hay ninguna discusión. Para mí lo principal es que sean buenas personas, se esfuercen y que den lo mejor que tienen, y lo han hecho todos este año.

Cuentan con usted para el año que viene...

–Sí, si todo va bien seguiré por aquí. De momento voy a descansar un poco y a tomar un poco de aire, que me hace falta. La temporada ha sido complicada y yo he acabado agotado.

¿Cómo están sus ánimos de cara a la próxima temporada?

–Sin arrancar. Me he dado cuenta de lo cansado que estaba una vez que ha terminado la temporada y te quitas el peso de encima. Ha sido una temporada larguísima. Yo empecé a entrenar en abril del año pasado, con lo que se podía y hasta donde se podía. Han sido muchos meses. Si me llegas a decir que iba a leer el BOE para saber qué puedo hacer y qué no, no te creo, y este año lo he hecho. Me quejo de estar cansado, pero es una queja mínima por todo lo que ha pasado este año.

El club ya está pensando en la próxima temporada –y ya se han anunciado las bajas de Igor Genua, Juanma Lescano, Vukile Sofisa, Keegan Munro y Gonzalo Vázquez–.

–Desde que se terminó la temporada yo estoy intentando hacer el balance con los jugadores, reunirme con todos ellos, y no me he puesto a pensar en otra cosa, pero el club ya está trabajando en ello. Todos los años hay bajas. En los años que llevo aquí no hemos repetido plantilla dos años y por desgracia habrá jugadores que lo dejen, que continúen o que se tengan que ir por otras razones.

El equipo sub-23 del Ordizia ha sido subcampeón de España. Varios de sus jugadores ya han debutado con el primer equipo. ¿Tendrán más protagonismo el próximo año?

–Todos los jugadores de la final han jugado en División de Honor, y muchos suplentes, también. Prácticamente todos se entrenan a diario con nosotros. Sin ir más lejos, en semifinales hubo cuatro jugadores que estaban con el primer equipo. Para mí, si un jugador tiene nivel debe jugar en División de Honor. Trabajamos para darles las condiciones en las que puedan mejorar hasta tener el nivel de División de Honor, sabiendo que es muy difícil, que cada vez se exige muchísimo más y que los físicos son cada vez más potentes, y que la técnica y calidad es cada vez mayor. Cuando un jugador mejora, se le premia.

Los datos

47

Puntos. En una atípica temporada con un formato inusual, el Ampo Ordizia terminó la liga en la cuarta plaza del grupo de los seis primeros clasificados. Los ordiziarras lograron 37 puntos en los once primeros partidos y diez más en los cinco de la segunda fase, antes de los play-off. En la primera etapa de la competición, además, también sacaron diez puntos frente a los primeros clasificados. Sumando los 16 partidos de la fase regular, el club de Goierri ha obtenido 10 victorias (8+2) y seis derrotas (3+3), a las que hay que añadir el partido perdido ante el Barcelona en la primera eliminatoria por el título (9-16).

447

tantos. En los 16 partidos de la fase regular, el Ordizia ha anotado 447 tantos (349+98) y ha encajado 343 (210+133). Los ordiziarras ganaron los ocho encuentros jugados antes de los play-off en Altamira (6+2). Además, contabilizó 50 ensayos a favor (38+12) y 39 en contra (23+16), y obtuvo cuatro bonus ofensivos (4+0) y tres defensivos (1+2).

9

Ensayos. Tomás Jorge, uno de los refuerzos para esta campaña, ha sido el máximo anotador de ensayos para el club de Goierri, seguido por Julen y Oier Goia, con seis marcas cada uno. El máximo anotador global del Ordizia y de la liga hasta el momento ha sido Valentín Cruz con 171 puntos, todos ellos con el pie. Lander Mujika, a su vez, logró 35 puntos a palos.

1231

Minutos. Joubert Engelbrecht ha sido el jugador más utilizado por Iñigo Marotias este curso. El centro sudafricano ha jugado 1231 minutos, ha sido titular en quince partidos y ha participado en los otros dos encuentros del campeonato. Aitor Olasagasti, a su vez, ha estado sobre el campo 1176 minutos en quince jornadas, siempre desde el inicio.

"El día a día ha sido agotador. Ha habido miles de detalles en los que no puedes descuidarte"

"El trabajo que se ha hecho tiene mucho mérito. Tenemos que estar satisfechos"

"Ha habido días en los que quizás no hemos estado a la altura y en los que nos ha faltado un poco"

"Somos capaces de pelear por los títulos. Sabíamos que era difícil, pero los objetivos deben ser así"

noticias de noticiasdegipuzkoa