Verstappen, en la fiesta de Mercedes

fórmulA UNO SE CUELA EN LA CELEBRACIÓN BRITÁNICA Y LOGRA LA ‘POLE’ EN ABU DABI

13.12.2020 | 00:53
Max Vertsappen, ayer en Abu Dabi. Foto: Efe

donostia – El holandés Max Verstappen (Red Bull) saldrá primero hoy en el Gran Premio de Abu Dabi, el último del Mundial de Fórmula, que se disputa en el circuito de Yas Marina; donde relegó al segundo y al tercer puesto de la calificación a los dos Mercedes, el del finlandés Valtteri Bottas y el del ya séptuple campeón del mundo inglés Lewis Hamilton.

Verstappen, de 23 años, logró su tercera pole en F1, la primera del año, al dominar este sábado la muy apretada calificación, en la que cubrió los 5.554 metros de la pista de los Emiratos Árabes en un minuto, 35 segundos y 246 milésimas, solo 25 menos que Bottas, que le saca 16 puntos, pero al que puede arrebatar el subcampeonato en la última carrera del Mundial de la pandemia. Una prueba que Carlos Sainz (McLaren) afrontará desde el sexto puesto de la parrilla de salida y el mexicano Sergio Pérez (Racing Point) desde el penúltimo.

Hamilton, que el mes pasado ya había igualado el récord histórico de siete títulos del alemán Michael Schumacher y ausente la anterior carrera por positivo en COVID-19, fue tercero, a solo 86 milésimas; y saldrá desde la segunda fila, al lado de su compatriota Lando Norris. Junto al que Sainz –piloto de Ferrari en 2021– quiere recuperar, en su última carrera con McLaren, el tercer puesto para los de Woking en el Mundial de constructores. Lo principal que queda en juego, junto al subcampeonato individual, en Yas Marina.

Verstappen perdió este año la ocasión de convertirse en el campeón más joven de la historia, honor que seguirá correspondiendo al alemán Sebastian Vettel, que afrontará su última carrera con la escudería italiana Ferrari desde el decimotercer puesto de parrilla de salida: el que ocupa en el Mundial. En un año para olvidar cuanto antes.

Pero el holandés logró, al menos, colarse en la fiesta de fin de curso de Mercedes, que aparte de celebrar el séptimo título de Hamilton -seis de ellos con la escudería alemana- también festeja su séptimo año (seguido) de tiranía deportiva en la categoría reina.