Semifinales

Inglaterra, 55 años después

polémica vuelve a jugar una final gracias a un discutido penalti en la prórroga

08.07.2021 | 00:34
La piña de jugadores ingleses aplasta a Kane tras marcar el delantero el 2-1.

Inglaterra2

Dinamarca1

INGLATERRA Pickford; Walker, Stones, Maguire, Shaw; Rice (Henderson, m.95), Phillips, Mount (Foden, m.95); Sterling, Saka (Grealish, m.69; Trippier, m.106) y Kane.

DINAMARCA Schmeichel; Stryger Larsen (Wass, m.67), Vestergaard (Wind, m.105), Kjaer, Christensen (Andersen, m.79), Maehle; Delaney (Jensen, m.88), Hojbjerg; Damsgaard (Poulsen, m.67), Dolberg (Norgaard, m.67) y Braithwaite.

Goles 0-1, .30: Damsgaard. 1-1, m.39: Kjaer, p.p. 2-1, m.104: Kane

Árbitro Danny Makkelie (NED) amonestó a Maguire (m.49) por parte de Inglaterra y a Wass (m.72) por parte de los daneses.

Estadio Wembley, 64.950 espectadores.

londres – Inglaterra coqueteó con el miedo y las semifinales perdidas en el pasado ante una Dinamarca aguerrida y dispuesta a resistir, que les aguantó durante 104 minutos, hasta que Harry Kane, con polémica arbitral, mandó a los Tres Leones a su primera final en la historia de la Eurocopa (2-1).

61 años han tenido que esperar los ingleses para saborear este placer, pero, por fin, los inventores del fútbol miran la gloria de cerca, tras una prórroga sufrida como un parto y a un encuentro contra Italia de distancia de tocar metal 55 años después de que ganaran el Mundial en 1966.

Un controvertido gol de penalti de Kane en la prórroga, tras un partido en el que Mikkel Damsgaard adelantó a los daneses con el primer gol de falta del torneo, y en el que Simon Kjaer se hizo el empate en propia puerta, posibilitó la victoria más importante de los de Gareth Southgate en mucho tiempo.

Inglaterra estaba acostumbrada a salir a mandar. A sentirse a gusto en su parcela de Wembley. Pero Dinamarca se ha convertido en la buscacosquillas de la Euro y se impuso al principio con personalidad, con garra y con buenas maneras. Durante varios minutos maniataron a los ingleses, que no entendían qué estaba ocurriendo. Era un guion nuevo para ellos.

La pasividad inicial de Inglaterra fue ajusticiada por un latigazo de Damsgaard. El danés cogió una falta fuera del área y la curvó lo suficiente para que Pickford no llegara. El arquero pudo hacer más, pero el lanzamiento fue precioso. Olía a maracanazo en Wembley con el primer gol de falta de la Euro. Uno moral también porque significaba el primero que encajaba Inglaterra en el torneo y que rompía una racha de 691 minutos sin encajar en partido oficial.

Y entre todo el miedo a una derrota horrible para Inglaterra, de las peores de su historia si ocurriera, llegó la calma de Kane. El delantero recibió en tres cuartos, en su rol de 10, se dio la vuelta y dio un pateo de golf recto, a la espalda de Maehle, y para que Saka penetrase cual cuchillo. El del Arsenal desesperó a la grada, tardando en dársela a Sterling en boca de gol. Lo hizo tarde, cuando la jugada agonizaba y Sterling no llegó, pero sí Kjaer, que se metió la pelota en su portería.

calma sin control Con el empate, Inglaterra ganó un punto de calma, pero no de control. Dinamarca volvió a tener 20 minutos muy fuertes tras el descanso, pero sin mordiente, mientras que Inglaterra se sentía más poderosa al encarar a la defensa de cinco danesa. Maguire, coreado por la grada, la tuvo de cabeza, pero una gran estirada de Schmeichel evitó el gol.

Pese al empuje inglés, ante una Dinamarca asustada, el partido pidió prórroga. E Inglaterra siguió con el asedio. Y por su propio peso llegó el momento, una internada de Sterling por banda, tras un sensacional pase de Foden terminó con el inglés en el suelo, mientras los daneses protestaban que había dos balones en el campo, y que el contacto había sido nimio. El VAR lo revisó, pero no cambió la decisión del neerlandés Danny Makkelie. Penalti para Inglaterra. Con suspense, porque Kane lo falló, pero se le quedó el rechace franco para empujar.

Inglaterra volverá a su templo el próximo domingo, con la tarea de vencer a Italia.

noticias de noticiasdegipuzkoa