El pelotón guipuzcoano toma forma de cara a 2021

Sube Azparren, continúan diez de los doce profesionales de 2020, Bagües tiene muchas opciones de renovar con el Caja Rural y queda en el aire la situación de Gari Bravo en el Euskaltel

10.11.2020 | 12:41
Ion Izagirre entra vencedor en la meta de Formigal, durante la reciente Vuelta a España.

La temporada ciclista se ha visto condicionada por el coronavirus. Y esto ha modificado los plazos habituales hasta el punto de que este próximo fin de semana, solo días después de la conclusión de la campaña en Madrid, concluirá el mercado de fichajes en el pelotón.

Se trata de una circunstancia que también afecta, como es lógico, a los ciclistas profesionales guipuzcoanos, cuyo número en 2021 flucuturá entre los once y los trece. En 2020, doce corredores del territorio compitieron en la élite. De cara al año que viene, mientras, el Euskaltel-Euskadi promociona al donostiarra Xabier Mikel Azparren. Pero permanecen aún en el aire las situaciones de Aritz Bagües y de Gari Bravo.

Durante la presente semana se sucederán noticias de fichajes y renovaciones. Entre ellas figurarán algunas que afectan al pelotón guipuzcoano y que, en cualquier caso, parecen ya cantadas. Se trata de la prolongación del contrato que une a los hermanos Izagirre, Ion y Gorka, con el Astana. Y también de la continuidad de Jon Irisarri en las filas del Caja Rural. Igualmente, tiene muchas opciones de seguir en la formación navarra el citado Aritz Bagües, aunque su renovación no puede darse por hecha aún.

A partir de ahí, la mayoría de las situaciones están ya definidas. Alex Aranburu tiene contrato con el Astana hasta 2021. Seguirán en el Euskaltel Mikel Iturria (2022), Julen Irizar (2022), Mikel Alonso (2021), Jokin Aranburu (2021) y Mikel Aristi (2021), incorporándose a la formación naranja el mencionado Azparren (2022). Y en el Kern Pharma, equipo que sube a la segunda división, continuará también Jon Agirre, con contrato aún por espacio de dos temporadas más (hasta 2022).

La principal incógnita reside así en el futuro de Gari Bravo, cuya ligazón con el Euskalte-Euskadi expira a final de año. La formación patroneada por Mikel Landa y dirigida por Jorge Azanza terminará de definir su plantilla durante los próximos días, y está por ver si el contrato del lazkaotarra es renovado. En caso de que no fuera así, Bravo debería buscar acomodo en un mercado complicado por la pandemia y dentro de plazos de tiempo ya muy reducidos.