Ashleigh Barty gana el Open de Australia y rompe la maldición local

La australiana remontó a la estadounidense Danielle Collins y pone fin a 44 años de sequía de las 'aussies' en Melbourne

29.01.2022 | 11:42
Barty besa el trofeo del Open de Australia.

La australiana Ashleigh Barty (1) remontó un segundo set que perdía por 1-5 para superar en la final del Abierto de Australia a la estadounidense Danielle Collins (27) por 6-3 y 7-6(2) y poner punto y final a una maldición local que privó a las 'aussies' de alcanzar el título en los últimos 44 años.

Fue precisamente Chris O'Neill, la última ganadora oceánica, quien trajo el trofeo Daphne Akhurst a la pista central Rod Laver Arena y fue la elegida para entregar la copa a su sucesora como campeona local en reinar el primer 'major' tras cerrar un choque que duró una hora y 27 minutos.

Barty, que llegó a la gran cita con tan sólo una rotura encajada, perdió dos saques al servicio en un segundo set que llegó a ir perdiendo por 1-5.



Barty puso la guinda al pastel a un torneo en el que no cedió ningún set y se sumó a la estadounidense Serena Williams al ganar su primer Abierto de Australia como la única jugadora en activo en haber ganado una competición 'slam' en tierra, hierba y pista dura. Al llegar a la final aseguró el número uno tras la conclusión de la competición y será su 113ª semana reinando la lista WTA.

Chris O'Neill le entrega el trofeo


Fue precisamente Chris O'Neill, la última ganadora oceánica, la que portó el trofeo Daphne Akhurst hasta la pista central Rod Laver Arena y la leyenda local Evonne Goolagong la elegida para entregar la copa a Barty, que cerró el choque en una hora y 27 minutos.

Collins, que llegó a la cita como una de las tenistas más agresivas, con 164 golpes ganadores, tardó en encontrar el ritmo, del mismo modo que Barty, que tuvo que salvar una pelota de rotura cuando el marcador lucía un 2-2.

Sin embargo, en el juego siguiente, la tenista de Queensland dio un paso al frente al resto para apuntarse el primer 'break' y colocar una ventaja que acabaría significando el 6-3 definitivo.



Barty cerró la primera manga con cinco saques ganadores y acumuló un 94% de puntos con primeros, tras 32 minutos.

La tenista de Florida, sin embargo, no se dejó intimidar por un imponente estadio que rugió en su contra, hasta el punto de hacerle celebrar varios puntos contra un sector del público que la abucheó, y Barty encajó una doble rotura en el mismo partido por primera vez en el torneo, que significó un rotundo 1-5 a favor de Collins.

La número uno mundial se reencontró con su característico revés cortado, que trastocó la considerable ventaja de Collins, así como con un acertado servicio, que le catapultó a remontar la cuesta e ir al juego de desempate definitivo.

El público, más numeroso como consecuencia de una ampliación al 65% de la capacidad total, animó más que nunca para contar con una campeona australiana 44 años después.

Barty, que cerró el partido con diez saques directos y 30 golpes ganadores, se llevó el 'tie-break' por un imponente 7-2 tras convertir una preciosa pasante de derecha.

Con la victoria, se sumó a la estadounidense Serena Williams como la única jugadora en activo en haber ganado una competición 'slam' en tierra, hierba y pista dura.

Fue su tercer 'slam' después de sus títulos de Roland Garros en 2019 y Wimbledon en 2021. Al llegar a la final, aseguró el número uno tras la conclusión de la competición y será su 113ª semana reinando la lista WTA. 
noticias de noticiasdegipuzkoa