Asier Urbieta
director de la miniserie 'altsasu'

Caso Altsasu: "Queda material para una segunda parte; ojalá que con todos en la calle"

12.10.2020 | 00:27
Urbieta, ante el contador que registra los días pasados desde los sucesos.

El realizador donostiarra se enfrenta con ilusión a este nuevo proyecto lleno de retos en el que ha contado con la "generosa" colaboración de parte de los implicados

altsasu Cuando le propusieron el proyecto, ¿se lo pensó dos veces?

–Idurre Cajaraville, productora ejecutiva del proyecto, me llamo hace un año y me propuso hacer una miniserie sobre el caso Altsasu. La propuesta me pareció muy interesante. Me lo pensé y me reuní con ella, me di cuenta de que compartíamos el punto de vista y decidimos empezar con el proceso de documentación para ver como afrontar el proyecto. Desde el principio nos pareció que era una gran responsabilidad afrontar un proyecto sobre este tema por lo que decidimos ser muy rigurosos con el proceso judicial.

¿Cuáles son los principales retos a los que se ha enfrentado?

–Hay mucho material y resumir todo lo que ha pasado a lo largo de cuatro capítulos ha sido complicado. Otro reto importante es que se trata de una historia real, lo que entraña mayor riesgo. Por ello, hemos sido exhaustivos en el proceso de documentación que nos ha llevado a los cuatro guionistas de la serie: Andoni de Carlos, Harkaitz Cano, Mikel Álvarez y yo. Es una ficción basada en la transcripción del juicio y las entrevistas realizadas a los personajes reales que han accedido a contarnos como vivieron el proceso.

¿Cómo acogieron el proyecto los jóvenes y sus familias?

–Cuando empezamos a entrevistar a los personajes reales, Andoni y yo nos quedamos asombrados con los generosos que eran contando sus sentimientos a dos desconocidos. Para ellos era importante entender nuestro punto de vista sobre la historia. Nosotros siempre tuvimos claro que no íbamos a juzgar a nadie, lo que queríamos era entender qué había pasado y cómo lo habían vivido. También intentamos ponernos en contacto con los guardia civiles, pero no quisieron acceder a ser entrevistados, por lo que tuvimos que documentarnos por otras vías. Ha sido una pena no haber podido escucharles.

¿Han realizado aportaciones?

Muchas, tenemos más de 300 páginas transcritas de entrevistas. Estas han sido la base para escribir el guion junto a la transcripción del juicio que son 450 páginas. En el capítulo del juicio, los diálogos son extractos de dicha transcripción. Son reales, nosotros no hemos modificado ni una coma. Solo hemos seleccionado los extractos que nos parecían más importantes para contar la historia. Harkaitz Cano, uno de los guionistas ha estudiado Derecho, su formación académica ha sido muy importante a la hora de ser rigurosos en todo el entramado judicial. Dicen que Altsasu es una historia coral desde las emociones, con muchos personajes entre los jóvenes, los padres y las madres, guardias civiles, políticos, abogados€ y el pueblo de Altsasu, otra parte importante de este relato. ¿Cuántos actores y actrices participan?

Participan más de 30 actores, que han sido seleccionados a conciencia. Txabe Atxa, la directora de casting, ha hecho un trabajo de campo bestial para que cada personajes tuviera el actor adecuado. Después de dos semanas de rodaje trabajando con ellos estoy muy contento, son auténticos animales escénicos.

¿A la hora de realizar el casting ha sido un hándicap dar vida a personajes reales?

Ha sido otro de los retos a la hora de afrontar el casting. Txabe Atxa y yo decidimos guiarnos por nuestro instinto a la hora de elegir a cada personaje. Al conocer a los personajes reales nuestra intuición nos ha ayudado a elegir qué actor podía captar la esencia de cada persona. Los personaje reales están viniendo al rodaje y se están entrevistando con los actores, parecen estar contentos con los actores que hemos elegido para interpretarles. En este relato los jóvenes son Urko, Aitor, Eki, Naiara, Ander, Gorka, Haritz y Jonmi.

¿Se puede reconocer quién está detrás de cada uno?

Sí. Totalmente. Los personajes están escritos basándose en los personajes reales, es muy fácil reconocer quién es quién. Todos tienen las suficientes dosis de realidad como para reconocerlos. Tuvimos que cambiar los nombres de los protagonistas por cuestiones legales, pero nos hubiera encantado mantener sus nombres reales. Ellos no tenían ningún problema en que lo hiciéramos.

El 'caso Altsasu' fue también el de una gran ola de solidaridad y parte del relato se escribió en las calles. ¿Cuentan con mucha figuración?

El caso Altsasu es un caso multitudinario, donde diferentes extractos de la sociedad se han visto afectados. Los protagonistas, los familiares, el pueblo, la sociedad€ Es un caso que ha afectado a mucha gente y el apoyo social ha sido excepcional. Si un rodaje es de por sí complicado, con el covid-19, aún más.

¿Qué protocolos siguen?

La situación sanitaria actual es muy compleja a la hora de afrontar un rodaje. Tanto la cadena como la productora corren con el riesgo de que se tenga se parar el rodaje si hay algún caso. Estamos siendo muy rigurosos con el protocolo. Todas las semanas nos hacen pruebas a todo el equipo, se nos toma la temperatura todos los días, trabajamos con mascarilla, usamos geles hidroalcohólicos en todo momento, mantenemos las distancias de seguridad€ Estoy muy agradecido a la productora, a ETBy a TV3 porque debemos seguir trabajando, siendo muy rigurosos con los protocolos.

La serie se centra en los dos primeros años, hasta el juicio. ¿Puede haber una segunda parte?

Queda material para una segunda temporada, ojalá con un final feliz y todos en la calle; a diferencia del de la serie, con los jóvenes en la cárcel.

Para finalizar, se ha hablado mucho de lo que de verdad pasó aquella noche del 15 de octubre de 2016. ¿Aborda esta cuestión?

No hemos ficcionado lo que ocurrió aquella noche. Lo que realmente ocurrió no se ha reconstruido judicialmente. En los juzgados no se admitieron testigos de la defensa ni pruebas aportadas por los acusados. Nosotros nos hemos basado en la transcripción del juicio. No sabemos lo que ocurrió. Los guionistas no estuvimos en el bar aquella noche. Nos parece importante no reconstruir algo que no sabemos cómo fue. Sin querer hacer spoiler, adelanto que hay recursos narrativos para contar algo sin mostrarlo.

"Siempre tuvimos claro que no íbamos a juzgar a nadie, lo que queríamos era entender qué había pasado y cómo lo habían vivido"

"No hemos ficcionado lo que ocurrió aquella noche; nos parece importante no reconstruir algo que no sabemos cómo fue"