Artekritika

El ‘genio’, la sensibilidad y la elegancia de Perfume Genius

23.08.2020 | 01:56
Portada del disco. Fotos: Matador

El proyecto de Mike Hadreas publica ‘Set my heart on fire immediately’, uno de los discos de 2020

set my heart on fire immediately (Matador. Popstock), el nuevo disco de Perfume Genius, el elegante, sensible y emocionante proyecto musical del estadounidense Mike Hadreas, es ya, a estas alturas del año, uno de los grandes álbumes de este extraño 2020, un álbum valiente e inquieto tanto en los textos, que hablan de relaciones homosexuales, masculinidad e identidad; como en lo musical, ya que sus 13 canciones se bifurcan en múltiples caminos, de los más líricos a los eléctricos y electrónicos. La pena es que la pandemia nos ha privado de disfrutar de él en directo, ya que estaba prevista su visita al Bilbao BBK Live.

Hadreas debutó con Perfume Genius hace una década y paulatinamente, a la vez que el músico iba madurando mental, física y creativamente, su trabajo ha ido ahondando en belleza, elegancia y amplitud de miras. El coronavirus evitó que recalase su show en vivo en Bilbao, en julio, pero no que disfrutemos de su quinto álbum, Set my heart on fire immediately, un derroche de sensibilidad, de marcado poso autobiográfico y marcado por la valentía, tanto personal como estilística.

Hadreas es un treintañero estadounidense que saca del armario, en ocasiones, el traje de los viejos crooners. Otras, se viste metafóricamente de prima donna y casi siempre actúa como activista electrónico con un marcado sentimiento que proviene del viejo soul. Tanto su anterior disco, No shape, como el actual, les sonarán familiares a los degustadores de ambrosías como las perpetradas por Anohni (exAntony & The Johnsons), Rufus Wainright, John Grant, los etéreos Goldfrapp o el príncipe del electro-soul James Blake. Nuevamente con el apoyo del reputado músico y productor Blake Mills (John Legend, Laura Marling, Jim James, Alabama Shakes), Hadreas ofrece en Set my heart on fire immediately un tratado de pura sensibilidad alimentada con lirismo, guitarras, clavecines, flautas, violines, electrónica, guitarras cada vez más presentes y hasta distorsión. Y lo hace en un repertorio repleto de detalles y arreglos que se nos van revelando a cada nueva escucha, acompañándose de míticos músicos de sesión como el batería Jim Keltner y el bajista Pino Palladino, y con unas letras confesionales que, desde su condición homosexual, parecen tratados sobre las diferentes formas de manifestar la masculinidad en el siglo XXI a través de historias emocionantes sobre el amor y el sexo.

mantra electrónico Entre la inicial Whole life, en la que el falsete y los violines nos acercan a las baladas llorosas de Roy Orbison, y el mantra electrónico Borrowedlight, que lo cierra, Perfume Genius nos lleva por múltiples caminos estilísticos, sin perder nunca la brújula. Suena como si un grupo de country alternativo hiciera una jam con Dinosaur Jr y juntos firmaran una melodía de pura ambrosía, tan pop como la bella Without you. En el caso de Leave nos remite a los mejores Tindersticks, con Hadreas cantando "enciende mi corazón y el sueño para siempre", mientras que la electrónica se apodera de Nothing at all y de Your body changes everything, esta última con evocaciones a Yazoo en el timbre vocal.

Just a touch, con un bajo al que solo le falta hablar, desarma con su historia homosexual ambientada en tiempos bélicos, al igual que el encuentro sexual ocasional regado con lloros, miedo y alcohol que narra en Jason, quizás la pieza más vulnerable del total de trece que incluye este deslumbrante disco. "Me desnudó tumbado sobre sus sábanas... él no se quitó ni las botas", canta Hadreas mecido por las teclas de un piano de juguete y unas líricas cuerdas.

Y no menos evocador y emocionante suena Some dream, en el que regresa a las guitarras eléctricas para narrarnos los efectos del paso del tiempo en las relaciones amorosas. Pero las combina con pasajes evocadores y unas voces melismáticas –pura elegancia y sofisticación– que nos devuelven a la juventud, cuando escuchábamos a Elizabeth Fraser, vocalista de Cocteau Twins, hacer diabluras al versionar la mítica Song to the siren, de Tim Buckley, con aquel proyecto llamado This Mortal Coil.

Pura ambrosía, valiente y sensual. Así es la música actual de Perfume Genious, un proyecto asentado en la emoción y el sentimiento de vulnerabilidad. No solo la amorosa, sino también la más física, la que afecta al propio cuerpo humano, como deja entrever Your body changes everything. Handreas sufre la dolorosa enfermedad de Crohn, que por el momento carece de cura. La música y el arte en general, incluida la danza, que ha fortalecido y fibrado su cuerpo en los últimos años, son su antídoto contra esa vulnerabilidad personal. ¡Y bien que nos alegramos nosotros!