El investigado por abusos a una vecina de nueve años pide continuar en libertad

16.12.2021 | 13:59
Exterior del palacio de justicia de Donostia

El hombre investigado por presuntos abusos sexuales a una vecina suya, de nueve años, se ha opuesto a la petición de la acusación particular para que ingrese en prisión provisional, ha negado que exista riesgo de fuga en su caso y ha recordado que la víctima ya está protegida por una orden de alejamiento.

La niña formuló una denuncia el mes pasado según la cual habría sido abusada por su vecino, a cuya casa acudía para que la hija mayor de éste le ayudara con los deberes de la ikastola.

El juzgado encargado del caso dictó entonces un auto de medidas cautelares, en el que incluyó una orden de alejamiento del hombre respecto a la menor, además de prohibirle cualquier comunicación con ella.

Según este documento, los hechos habrían tenido lugar en una localidad del interior de Gipuzkoa, el pasado 7 de noviembre, cuando la niña acudió al domicilio del investigado, donde se sentó en un sofá para ver unos dibujos junto a la hija menor de éste, de tres años, a la espera de que su hermana mayor llegara al domicilio para ayudarla con los deberes.

El documento aclara que el hombre, defendido en este procedimiento por la letrada Cristina Morcillo Buj, se habría sentado entonces entre las dos niñas, habría puesto una manta sobre los tres y presuntamente sometió a la víctima a distintos tocamientos de índole sexual con una mano, mientras que con la otra supuestamente hacía lo mismo con su propia hija, de tres años, hasta que en un momento dado llegó la esposa del hombre y éste se separó de las pequeñas.

Una semana más tarde, el 14 de noviembre, la víctima regresó nuevamente al domicilio, donde en un momento dado el hombre le habría cogido la cara con las dos manos y presuntamente le forzó a darle "un beso en los labios", si bien la perjudicada logró mover la cabeza hacia abajo y lo recibió en la nariz. No obstante, en un segundo intento, ella no consiguió evitar que presuntamente el adulto le diera dos besos "en los labios".

Unos días después de que se dictara la orden de protección de la víctima, su abogada solicitó el ingreso del investigado en prisión provisional, que fue denegado el pasado 23 de noviembre por el juzgado, al entender, entre otros argumentos, que "no existe riesgo de fuga" y que la niña está "protegida" por las medidas cautelares ya adoptadas.

No obstante, la letrada ha vuelto a solicitar el encarcelamiento del hombre ante la Audiencia, posibilidad a la que se ha opuesto la defensa en un escrito, donde sostiene que los objetivos de protección de la víctima "están ampliamente cubiertos sin necesidad de imponer una medida tan gravosa" para el " derecho a la libertad" de su cliente, quien por otra parte reside ya "en una población distinta".

La defensa recuerda, en este sentido, que "no existe riesgo de fuga" del investigado ya que "es nacional español" y "tiene acreditado un fuerte arraigo en nuestro país". Respecto a los presuntos abusos cometidos sobre su propia hija, la defensora recuerda que no se han incoado diligencias ni ninguna denuncia por estos hechos. El texto de la defensa no niega que "los hechos presuntamente acaecidos son graves", si bien recalca que "no es menos cierto" que al investigado "le ampara la presunción de inocencia" y que la privación de libertad de forma preventiva de alguien "con absoluto arraigo" constituiría una "sinrazón jurídica" ya que se trata de una medida "excepcional" y su acuerdo no resulta "obligatorio".

noticias de noticiasdegipuzkoa