El fallo del Tribunal Supremo sobre la inmersión en catalán no cuestiona a la escuela vasca

Bildarratz afirma que se han producido "muchos avances" en el Pacto Educativo

24.11.2021 | 17:27
Un grupo de escolares a la hora de entrar en el colegio.

La sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la Generalitat de Catalunya a impartir el 25% de las horas lectivas en castellano, poniendo en jaque el sistema de inmersión catalán, no pone en cuestión los modelos lingüísticos de la escuela vasca. Así lo entiende el Gobierno de Iñigo Urkullu, que defiende la vigencia de los modelos A (castellano), B (bilingüe) y D (euskera) puesto que garantizan que el alumnado adquiera el suficiente conocimimiento del euskera y castellano al finalizar la Secundaria. Ikastolen Elkartea, en cambio, observa una amenaza en el fallo del Alto Tribunal de inadmitir el recurso de casación de la Generalitat contra la sentencia de diciembre de 2020 que obligaba a todos los centros educativos catalanes a impartir al menos el 25% de las clases en castellano.

Por este motivo, la asociación que agrupa a las ikastolas ha reclamado que la futura Ley vasca de Educación blinde la inmersión en los términos que recoge la LOMLOE y derogue el sistema actual. A juicio de Ikastolen Elkartea el "camino para revitalizar una lengua, minorizada en este caso, no puede ser obstaculizado ni por las leyes ni por las instituciones que las interpretan y dictan sentencias". Desde el Departamento de Educación recuerdan que desde hace años el euskera es una lengua vehicular y que su conocimiento ha dado un salto cualitativo las dos últimas décadas, si bien admiten que cabe margen de mejora. No obstante, las mismas fuentes añaden que más allá del sebate sobre los modelos, de inmersión sí o inmersión no, la clave para incrementar el conocimiento y el uso del euskera en las aulas radica en mejorar las metodologías docentes.

ENCAJE LINGÜÍSTICO EN LA FUTURA LEY

Hasta la fecha se desconoce cómo quedará finalmente encajada en la futura ley la cuestión lingüística, pero sigue adelante el proceso de diálogo discreto abierto por el consejero de Educación, Jokin Bildarratz, con los partidos y los distintos agentes del mundo de la enseñanza. Además, las ponencias del sector en la comisión del Parlamento Vasco continuarán hasta el próximo 22 de diciembre, tras lo que se redactará un informe con las principales aportaciones que se elevará al Gobierno.

El propio Bildarratz se ha encargado de trasladar su confianza en que el proceso abierto enriquecerá el texto definitivo de la ley vasca, cuya aprobación está prevista en 2022. Con la suma de las dos vías de acuerdo se escuchará a unos 100 agentes de la escuela vasca, entre profesionales y colectivos. En una entrevista concedida a Radio Euskadi, el consejero ha asegurado que hay "muchos avances" en relación con la ley y que "el mayor avance" es "la propia socialización de lo que es una reflexión sobre el sistema educativo vasco".

Tras abogar por por seguir trabajando con "discreción", Bildarratz ha insistido en que se va a reunir con "todos los grupos parlamentarios que quieran sumar" porque considera que "cada uno puede aportar algo, aunque después, al final no apoye un texto determinado, pero siempre habrá ayudado a la reflexión y a madurar un mejor texto y, en definitiva, a que el sistema educativo vasco este más consolidado".

¿FIN DE LAS 'REPESCAS' ESTE CURSO?

También ha avanzado algunas de las bases del sistema educativo, una escuela en la que el alumnado deba "construir su propio aprendizaje" y el profesor sea el que le "ayude" a construir ese aprendizaje. Además, se ha alineado con la modificación del sistema de evaluación aprobado por el Ministerio de Educación que elimina las repescas de junio en la ESO, si bien no aclaró si Euskadi acabará con ellas ya porque la aprobación del Real Decreto por parte del Gobierno español se ha producido con el curso ya avanzado.

No obstante, Bildarratz ha señalado que "la evaluación tiene que ser continua, la evaluación no es la que se realiza sobre una materia determinada en un momento determinado, sino que es el proceso que continua un alumno en su proceso integral de educación". Y en este sentido advirtió de que "el claustro o grupo de profesores de una etapa determinada va a valorar la evolución de ese alumno y, además, después hay una serie de condiciones, que no es ahora que todo el mundo aprueba todo"

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa