La contaminación por níquel en Ordizia y Zaldibia se ha reducido más de un 90%

El Gobierno Vasco estudia con el proyecto INOX la actividad de corte por arco-aire de piezas de acero inoxidable como una fuente de contaminación de níquel y cromo

02.03.2021 | 10:34
Estación que mide la contaminación en Zaldibia

Ordizia y Zaldibia vuelven a respirar tranquilas después de que los niveles de níquel en el aire se hayan reducido más de un 90% gracias a las medidas correctoras adoptadas por dos empresas que han usado estándares europeos. Según ha informado el Gobierno Vasco, gracias a estas iniciativas, los niveles de níqueles llevan más de seis meses en valores muy por debajo del valor límite.

El pasado mes, como ya informó este periódico, fueron los propios ayuntamientos los que informaron de que la situación de la calidad del aire había mejorado notablemente. Ahora es el Gobierno Vasco el que ha dado más detalles al respecto, con una comparación entre el último trimestre de 2019 y el mismo periodo de enero. En este informe se constata una reducción de níquel del 92% y de otros metales como hierro, cobre, manganeso o cromo de entre el 73% y el 92%.

Según ha señalado el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente (DESMA), los valores del segundo semestre de 2020 han sido muy buenos, y de la comparación entre otoño de 2019 y otoño de 2020 (en lo que respecta a este último año con todas las medidas correctoras instaladas y ambas empresas funcionando en un régimen similar al del año anterior) en la zona resulta una reducción del 92% de níquel. 

En este periodo comparado, también se ha dado una disminución de la concentración en otros metales, no legislados en calidad del aire, que en las mediciones con captadores correlacionaban bien con el níquel: hierro, cobre, manganeso y cromo han visto reducidas sus concentraciones en porcentajes que varían entre el 73% y el 91%.

Con todo ello, actualmente en la zona se detectan niveles de metales y de partículas PM2,5 similares a otros entornos urbanos de Euskadi, y muy por debajo de los valores límite legislados en calidad del aire.

En lo referente a las empresas sobre las que se ha actuado, pese a no existir normativa ambiental aplicable que establezca valores límite de níquel, ambas instalaciones controlarán periódicamente el níquel en aquellos focos en los que se ha actuado, tomando como referencia el valor límite recogido en la legislación alemana (TA Luft año 2002).

Asimismo, las empresas asegurarán un mantenimiento periódico de sus sistemas de depuración, y la dirección de Administración Ambiental de DESMA realizará un seguimiento específico de estos aspectos. Cabe resaltar que las dos empresas han mostrado, desde el momento en que han tenido conocimiento de la problemática, una actitud proactiva y de búsqueda de soluciones con celeridad.

El Gobierno Vasco va a continuar realizando un seguimiento de la calidad del aire de la zona, ya que en el captador situado en la ikastola de Urdaneta se sigue tomando muestras diarias en el marco del proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente) al que pertenece.

La información que se recoja será de interés para comprobar la evolución de los datos de inmisión y ver que la efectividad de las acciones realizadas perdura en el tiempo.

Proyecto INOX


En este estudio de la contaminación del aire producido por unas empesas en el entorno de Goierri, el Gobierno Vasco destaca que se ha identificado "la actividad de corte por arco-aire de piezas de acero inoxidable como una fuente potencial de emisión de fracción particulada pequeña (PM2,5) que, debido las características del acero inoxidable, se presenta con altas concentraciones de metales pesados como níquel y cromo"-

Tras tener constancia de ello, el Gobierno Vasco ha iniciado un proyecto para identificar zonas que puedan estar sujetas al impacto de actividades en las que se realice este tipo de operación de corte por arco-aire de acero inoxidable, un proyecto que han denonimnado INOX.

noticias de noticiasdegipuzkoa