Las mutuas se sumarán a Osakidetza para administrar las vacunas de AstraZeneca

Las primeras vacunaciones de la Ertzaintza comenzarán esta próxima semana

10.02.2021 | 20:00
Gotzone Sagardui ha comparecido hoy en el Parlamento vasco.

El Departamento de Salud espera que las 9.100 dosis de AstraZeneca y la entrada de nuevos colectivos en el catálogo de vacunación puedan imprimir otro ritmo a este proceso. A ello contribuiría el hecho de que también las Mutuas podrán empezar a administrar vacunas entre esos nuevos grupos seleccionados; por ejemplo, las plantillas de la Ertzaintza. Estos esenciales comenzarán a ser vacunados la semana que viene.

El operativo se desplegará en las propias comisarías y correrá a cargo de personal cualificado del Departamento de Salud. Y siempre, como han subrayado fuentes del Departamento de Seguridad, siguiendo "criterios epidemiológicos profesionales" por lo que se comenzará por los agentes más expuestos al riesgo de contagio en su actividad diaria. Desde el estallido de la pandemia, han sido varios los episodios de contagios en comisarias y entre compañeros de un mismo equipo.

No serán los únicos grupos de riesgo que se incorporarán al proceso de vacunación. Y es que, tal y como ha explicado este miércoles en el Parlamento vasco la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, "no existen motivos para el relajo". Se seguirá vacunando a los colectivos previstos con los fármacos de Pfizer y Moderna y en paralelo se empezará a administrar Astra-Zeneca a los colectivos que se han fijado para este producto.

Entre ellos, los profesionales de centros de día sociosanitarios y los servicios de asistencia domiciliaria de los ayuntamientos. También se suministrará esta vacuna a trabajadores de consultas médicas particulares, de consultas o gabinetes de fisioterapia o rehabilitación y de consultas de podología, así como a personal de viviendas comunitarias de personas mayores, incluidas las congregaciones religiosas de personas mayores y con menos de 15 miembros.

Otros grupos a los que se vacunará con el fármaco de AstraZeneca son el personal de centros de menores con sentencia judicial, penitenciarías de adultos, y los colectivos de profesiones esenciales, es decir, aquellas necesarias para el mantenimiento de las funciones sociales básicas: la salud, la seguridad, el bienestar social y económico de los ciudadanos, y el eficaz funcionamiento de las instituciones.

"DE MAYOR A MENOR RIESGO"

La consejera ha explicado que, entre estos profesionales "esenciales", se aplicará un criterio "de mayor a menor riesgo de exposición al contagio". De esa forma, el orden establecido para la administración de la vacuna a estos grupos comenzará por la policía y el profesorado de Primaria y Secundaria.

Con posterioridad, se vacunará a farmacéuticos y auxiliares de farmacia, cajeros de supermercado, transportistas de transporte público, abogados del turno de oficio, empleados de empresas funerarias y otros grupos. Estos trabajadores serán vacunados por los equipos de protección de sus empresas o mutuas o por la propia Osakidetza.

Y aunque en un principio también se iba a administrar la vacuna de AstraZeneca a los profesionales sanitarios que atienden a pacientes sin mascarilla durante un tiempo superior a 15 minutos –profesionales de estomatología, odontología, higiene dental, medicina estética, logopedia y foniatría– finalmente se ha decidido que a estos colectivos se les vacunará con el fármaco de Pfizer o Moderna.

99 FALLECIDOS

A las puertas de que la incidencia acumulada caiga en el conjunto de la geografía vasca hasta los 500 casos, la pandemia continúa sin aflojar. La ocupación de las camas UCI en los hospitales vascos vuelve a dispararse hasta las 165 después de que el último boletín apunte nueve ingresos más en estas unidades de críticos. Y lo peor: los datos semanales de defunciones por covid-19 se elevan hasta las 99 personas; el peor registro de este nuevo asalto de la pandemia y que iguala al computado en pleno mes de diciembre.

Un escenario que preocupa a las autoridades sanitarias y a los profesionales que a diario desarrollan sus tareas en el traslado o en la atención de pacientes covid. Ni siquiera el proceso de vacunación en marcha está logrando encauzar los ánimos -muy vapuleados- entre estos colectivos ni entre la población en general. Y eso que 31.739 personas ya han recibido la pauta completa. En lo que respecta a Osakidetza, las dos dosis han sido ya inoculadas en 2.958 profesionales. Esperando a rematar esa inmunización en los próximos días o semanas –en función de la fecha y tipo de vacuna admnistrada– otras varias decenas de miles de personas.

Y más que se irán incorporando a ese proceso de vacunación que todavía se prolongará en el tiempo durante unos cuantos meses ya que está sujeto a los vaivenes del mercado farmacéutico mundial. Según los últimos datos facilitados, el Servicio Vasco de Salud disponía de 19.194 unidades en stock para poder garantizar la segunda dosis a esas miles de personas y que el calendario no se detenga.