Los efectos de la borrasca 'Filomena'

Borrasca 'Filomena' | Tras la nieve llega el traicionero hielo

Se ha desactivado el aviso amarillo por nevadas en Gipuzkoa pero se mantiene por heladas hasta mañana

11.01.2021 | 00:36
Frío en Donostia. Foto: I. Azurmendi

donostia – No pudo ser. La imagen de las playas guipuzcoanas convertidas en pistas de esquí de fondo no se dio y para disfrutar con la nieve hizo falta adentrarse en el territorio, donde el manto blanco en algunos puntos adquirió un grosor importante.

Hizo frío y lo seguirá haciendo. Ayer, por ejemplo, en Bidania se alcanzaron temperaturas que rondaron los tres grados bajo cero y de 1,9 grados negativos en Jaizkibel.

Según avanzó Euskalmet, en las próximas jornadas las temperaturas mínimas se mantendrán similares a las de los días precedentes, aunque ya no se esperan precipitaciones en forma de nieve, pero a cambio se ha instalado el traicionero hielo.

En el interior de Euskadi se esperan temperaturas por debajo de los cero grados y también en la costa podrían darse heladas, por lo que se mantiene el aviso amarillo por este motivo a nivel de la CAV, habiéndose desactivado el aviso amarillo por nieve.

El Departamento de Seguridad prevé también para mañana heladas débiles a moderadas en el interior entre las 0.00 y las 10.00 horas. El aviso se reactivará a las 18.00 horas por heladas débiles a moderadas en el interior.

La incidencia de la borrasca Filomena en Euskadi no ha sido de importancia. Más allá de las estampas lúdicas que han podido darse al coincidir la nevada con el fin de semana, donde más se ha notado el efecto ha sido en las comunicaciones, y más en concreto en el transporte público que conecta con Madrid, que ayer seguía cortado.

La nieve, que principalmente se dejó ver en cotas altas y en los municipios del interior, invitó a que muchas personas se sacudieran la pereza y salieran de sus hogares para disfrutar con el blanco elemento.

Pero no todo fue diversión. Como es habitual, la carretera puso el contrapunto negativo a este inicio de año nevado. Más allá de los problemas que la nieve ocasiona a los profesionales del transporte, ayer la presencia de nieve y hielo en la calzada provocó el cierre de seis puertos en Euskadi; los guipuzcoanos de Azurki, Elosua y Karabieta y los alaveses de Bernedo, Herrera y Orduña. Además, en los también alaveses de Opakua y Vitoria eran obligatorias las cadenas para todo tipo de vehículos. En el puerto de Zaldiaran solo podían circular los turismos, siempre con cadenas. Para el resto estaba prohibida la entrada.

La red principal de carreteras de la CAV no se vio afectada por la nieve que trajo consigo la borrasca Filomena, por lo que no cabe reseñar especiales problemas de movilidad, si bien los transportistas con destino Madrid se tuvieron que quedar a la espera para retomar su viaje.