Osakidetza desmiente un brote de coronavirus entre el personal sanitario de la OSI Donostialdea

12.11.2020 | 17:43
Entrada del Hospital Universitario Donostia.

Donostialdea Osakidetza ha desmentido que "haya un brote en la OSI Donostialdea en el que se hayan visto involucradas más 130 personas". El Servicio Vasco de Salud ha salido así al paso de las informaciones publicadas este jueves que localizaban un gran brote de coronavirus en el Hospital Universitario Donostia. Fuentes de Osakidetza se han mostrado tajantes al respecto: "¿Cómo va a haber un brote de más de 135 positivos? Entonces cerramos el hospital".

En una nota, Osakidetza ha explicado que "como en todos los ámbitos de la sociedad, ha podido haber pequeños focos semanas atrás que han sido controlados al instante", mediante la detección, el cribado a profesionales y pacientes, y la desinfección de las zonas".

"La OSI Donostialdea cuenta con profesionales que en algún momento han dado positivo en COVID-19. Osakidetza, al igual que en otros ámbitos, ha tenido que convivir con esta realidad desde el inicio de la pandemia", concluye la nota, en la que el Servicio Vasco de Salud subraya que "lo importante es que, a pesar de esa merma del personal, el servicio sigue funcionando".

En este sentido Osakidetza explica que en la quinta planta del Edificio Aránzazu se realizaron hace tres y cuatro semanas que arrojaron un resultado de 10 positivos, un episodio "controlado y cerrado", al igual que el identificado en Hematología, con dos cribados y 17 positivos; y el realizado este jueves en Paliativos, donde se ha detectado "un único positivo", lo que según explica el Servicio Vasco de Salud, evidencia que "no es cierto haya más de 130 profesionales positivos involucrados en brotes dentro del hospital".

Fuentes de Osakidetza aseguran que "una vez más de dos personas dan positivo ya lo calificamos como brote, pero hay unidades con más de 200 personas. Que haya dos positivos es normal, en la calle hay más. ¿Cómo va a haber un brote de más de 135 positivos? Entonces cerramos el hospital. Sería una locura, porque todos tendríamos relación con al menos uno de ellos".

En la misma línea, el coordinador de la Red de Vigilancia COVID de Osakidetza, Ignacio Garitano, ha recordado que los positivos son una "situación habitual estos días en las estructuras de salud grandes, pero no producto de un brote único. De vez en cuando hay contagios en todo tipo de profesionales y los protocolos se van activando y se va aislando gente".

Garitano ha reconocido en su comparecencia de  primera hora de la tarde que la realidad en los centros de salud es "bastante diferente" en comparación con la primera ola de la pandemia: "Aquella fue una sorpresa. La magnitud de la enfermedad fue minusvalorada por todos los estamentos, científicos y autoridades, nos pudimos proteger peor porque nos creímos peor las medidas. Ahora la información es clara, las medidas a tomar para evitar contagios son diáfanas, sabemos lo que hay que hacer, los pacientes se pueden proteger, las visitas toman más precauciones, tenemos más medios y, en ese sentido, seguimos apelando a tener cuidado y cumplir estrictamente las medidas en todo momento".

Cuestionado por el caso concreto de sanitarios contagiados, ha explicado que "sobre todo en organizaciones con miles de trabajadores es algo cotidiano. Tenemos gente aislada en todas las organizaciones sanitarias. No somos impermeables, somos parte de la sociedad y si un médico es contacto estrecho o positivo, pasa a ser vigilado por salud laboral de su hospital. No es una situación excepcional tener personal aislado o contagiado".