Los sindicatos convocan este jueves una huelga en la sanidad pública de Gipuzkoa

Aseguran que los "problemas estructurales" se han agravado con el COVID-19

05.11.2020 | 01:04
Trabajadores de atención primaria, en las protestas de la pasada semana. Foto: Ruben Plaza

donostia – Los sindicatos Satse, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT, ESK, SAE y Utese han convocado para hoy en Gipuzkoa una huelga en la sanidad pública, jornada que es continuidad de la llevada a cabo el pasado 29 de octubre en el Servicio Vasco de Salud en Araba y precede a la convocada en los centros de Osakidetza de Bizkaia el próximo día 12.

El motivo de la convocatoria es protestar por la "nula voluntad" mostrada por el departamento de Salud del Gobierno Vasco para dar solución a los "problemas estructurales" que aquejan a la sanidad pública vasca y que, según las centrales, se han visto agravados con la pandemia del COVID-19.

De manera previa a la huelga de hoy, trabajadores de hospitales de Osakidetza en Bizkaia y Araba protagonizaron ayer por la mañana concentraciones ante sus centros. Los participantes en las movilizaciones fueron "numerosos", según fuentes de los sindicatos, que convocaron también a los trabajadores de los ambulatorios de dichos territorios a concentrarse por la tarde.

Los sindicatos denunciaron que, pese a que la situación en Osakide-tza "se agrava" día a día, no tienen "ninguna interlocución" con el Departamento de Salud y se enteran por los medios de comunicación de las medidas planteadas por el Gobierno Vasco.

La responsable de ELA en Osakidetza, Esther Saavedra, indicó, en relación al anuncio del Ejecutivo de que la plantilla del Servicio Vasco de Salud se ha incrementado en 3.000 personas, que esa cifra es "engañosa" porque parece que hay ese número de personas más trabajando "y no es así" en la práctica.

Según argumentó Saavedra, en la actualidad hay alrededor de 1.000 trabajadores de Osakidetza que no están trabajando por estar contagiados por COVID o estar confinados y hay unas 600 personas dedicadas a labores de rastreo, que "en muchos casos han salido de la atención primaria". Para los sindicatos, no ha habido previsión para efectuar los refuerzos necesarios ante eventuales rebrotes del virus y la plantilla continúa trabajando "agotada" y en condiciones "precarias".

Según los convocantes, antes de la aparición del COVID-19 la plantilla ya soportaba una sobrecarga "sistemática" de trabajo, que ahora "se ha multiplicado de manera exponencial" con la realización de pruebas PCR, cribados masivos, aumento de las hospitalizaciones, atención telefónica en atención primaria, vacunación masiva de la gripe y acumulación del trabajo ordinario debido al parón de abril. La representante de ELA puso de manifiesto que antes de la pandemia los sindicatos venían advirtiendo de que la plantilla de Osakidetza era "muy escasa" y que se necesitaba la creación de 5.000 plazas en la plantilla estructural.

"privados de su derecho" 

Además, las centrales denunciaron que, en el caso de los servicios de limpieza, emergencias, PAC, seguimiento del COVID-19 y servicios de prevención de riesgos laborales y medicina preventiva, el servicio mínimo fijado es "del 100%", por lo que los empleados adscritos a ellos "se verán privados de su derecho a la huelga". Creen que ocurrirá que lo mismo en otros ámbitos porque el "criterio general" es que trabaje la plantilla correspondiente a un sábado.

huelga de cuidados

Por otro lado, ELA dijo ayer que continúa con "la mano tendida" para que LAB se sume a la huelga convocada el 17 de noviembre en distintos sectores vinculados a los cuidados en Euskadi y Navarra. El anuncio de la huelga por parte de ELA fue criticada por LAB, que mostró su "extrañeza" y "enfado" ante esta convocatoria "unilateral" y que rompía "la unidad" entre los trabajadores.