Euskadi cierra la hostelería y adelanta el toque de queda a las 10 de la noche

Euskadi endurece las medidas contra el coronavirus y asegura que existen medidas "intermediarias" al confinamiento domiciliario

05.11.2020 | 19:33
Un hostelero recoge una terraza de un bar.

"Cuídemonos nosotros para cuidar a todos". Con estas palabras el lehendakari Iñigo Urkullu anunció las nuevas medidas restricitivas y que contempla, tal y como se especulaba, todos los bares y restaurantes desde las medianoche del viernes y durante todo el mes de noviembre y ampliará el toque de queda desde las 22.00 horas para frenar el avance del coronavirus. Junto a esta clausura, el decreto contempla ordena el cierre de toda actividad comercial a las 21.00 horas. Así lo ha anunciado el lehendakari Iñigo Urkullu tras comparecer junto a la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, al término de la reunión del Consejo Asesor LABI para intentar frentar de esta manera el avance del covid-19.

"Espero que estas medidas sean suficientes para no tener que recurrir al confinamiento domiciliario", ha señalado el lehendakari Urkullu en una comparecencia en la que pidió a la sociedad vasca que reduzca al máximo toda actividad social porque, según ha recordado, "son muchas las personas asintomáticas que, sin saberlo, pueden contagiar a las personas".

SUSPENSIÓN DE TODA ACTIVIDAD DEPORTIVA


Mañana se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) un decreto que entrará en vigor este sábado con las siguientes medidas destacada, que incluye también la suspensión de cualquier tipo de actividad deportiva en grupo (salvo profesional y semi-profesional) con la posibilidad de realizar actividades programadas en gimnasios, polideportivos y piscinas, siempre que se realicen con mascarilla, en grupos máximos de seis personas y con un aforo máximo del 40%.

El decreto también recoge que toda actividad, espectáculo o evento cultural deberá finalizar antes de las 21.00 horas y se suspenden los ensayos colectivos y la actuaciones músico-vocales o de danzas no profesionales.

Asimismo se fija el horario máximo de salida del transporte público a las 22.30 horas, quedando exceptuado el transporte en taxi o vehículo con conductor. Además, se contempla el cierre de los establecimientos y locales de juego y apuestas.

LÍNEA DE AYUDAS AL COMERCIO Y HOSTELERÍA


El lehendakari también anunció que se establecerán "una línea de ayuda para los sectores afectados por la pandemia como comercio, hostelería y turismo", reconociendo que había sido una decisión muy difícil. Iñigo Urkullu también ha confirmado que se había valorado "reducir la actividad hasta una hora" aunque finalmente se había adoptado la medida más restrictiva. El lehendakari ha recordado que el Gobierno vasco mantiene vigentes todos los programas de ayuda y seguiremos en contacto directo con los sectores afectados para mejorar la respuesta a las necesidades que se plantean.

El lehendakari ha dicho que se resiste a tener que llegar al planteamiento de confinamiento general y ha insistido en que "caben otras alternativas intermedias". Urkullu ha afirmado que la sociedad vasca "es consciente" de que todas las medidas que se vienen adoptando desde junio, las de agosto y las últimas el pasado 26 de octubre "pretenden ser medidas que vayan de manera escalonada atendiendo a lo que es el Plan Bizi Berri II y teniendo en cuenta los escenarios" previstos en este plan".

"Son medidas que, siendo progresivas, son también proporcionadas, intentan ser equilibradas, sabiendo también que afectan a sectores tanto en lo económico y también a la convivencia social", ha dicho, para esperar que no se tenga que llegar al planteamiento de confinamiento general.

ALTERNATIVAS AL CONFINAMIENTO DOMICILIARIO


El lehendakari ha reiterado que se resiste a que la medida "tuviere que ser la del confinamiento general, por lo menos de la misma manera que lo fue en los meses de marzo, abril y mayo". En su opinión, "caben otras alternativas intermedias" y, en ese sentido, ha añadido que las medidas que hoy se adoptan "ojalá que surtan efecto".

"No quiero ponerme en el escenario de que si no surtieran efecto, tuviéramos que adoptar otras medidas adicionales a las que hoy adoptamos, sin tener que llegar al confinamiento general domiciliario", ha insistido.

Según ha indicado, hay un plazo de 15 días para evaluar las medidas adoptadas este jueves, que incluyen el cierre de todos los establecimientos de hostelería y restauración --salvo los de los hoteles, gasolineras y centros sanitarios o escolares-- a partir de este próximo sábado, y el adelanto de la limitación de la circulación de las personas a las 22.00 horas.

"Iremos evaluando el efecto de estas medidas cada 15 días, pero nuestro deseo es que estén en vigor por lo menos el mes de noviembre, para ver si tenemos que persistir en estas medidas o hemos alcanzado ya la cumbre y estamos en el aplanamiento, y en su caso en la curva descendente, para levantar algunas de las medidas, que eso sería lo deseable y no lo contrario", ha precisado.

Estas nuevas medidas avanzan en las decretadas por el Gobierno vasco hace ahora diez días, justo la jornada en la que Euskadi superó la incidencia acumulada en catorce días de 500 casos de covid por cada 100.000 habitantes. En el boletín epidemiológico hecho público este jueves la tasa supera ya los 763 casos, y hay 107 pacientes en camas UCIS frente a los 74 que había el 26 de octubre.

Respecto al cierre perimetral de Euskadi con otras comunidades autónomas, el lehendakari anunció que será "una medida que todavía estará activa, al menos cinco días más, y la limitación máxima de la movilidad entre municipios.