Donostia | Desalojo de más de 50 personas de varios pabellones del Infierno

El operativo de la Ertzaintza ha comenzado a primera hora de la mañana

05.11.2020 | 09:57
El operativo policial de este jueves en la zona del Infierno, en Donostia.

La Ertzaintza ha procedido la mañana de este jueves a desalojar por orden judicial a entre 50 y 80 personas que residían en diversos pabellones abandonados del Infierno, en Donostia, cuyo derribo está previsto para el año 2021 para construir 540 viviendas. Los desalojos han comenzado a primera hora de la mañana, con un dispositivo de la Ertzaintza apoyado por la Guardia Municipal y medio centenar de vecinos concentrados en protesta por la actuación.

La zona ha amanecido con un carril de salida de la ciudad cortado por la Ertzaintza y rodeada por efectivos policiales, que han comenzado con el desalojo en torno a las 8:30 horas. Apenas una hora después, quedaban en torno a 15 personas, como ha explicado a los periodistas Mohamed, de origen marroquí, que ha lamentado el desalojo y entre lágrimas ha asegurado que ahora no tiene a dónde ir.

Sarea ha denunciado que el procedimiento del desalojo ha sido "ilegal", ya que aunque la evacuación en sí no lo sea, los moradores no habrían recibido notificación previa para recoger sus pertenencias y abandonar el lugar. La asociación ha añadido que no existe "oferta de recursos habitacionales para las personas que residen ahí".

Además, han explicado que en las últimas semanas ha habido en el Infierno varias operaciones policiales con las que se ha buscado presentar a estas personas como "una amenaza para el orden público, vulnerando sus derechos fundamentales e ignorando a su vez la responsabilidad del Ayuntamiento hacia la situación de calle en la que se encuentran".

En este sentido, la asociación ha denunciado "los riesgos de utilizar estas acciones para la identificación de estas personas y la colaboración por parte de la Guardia municipal y Ertzaintza con la Policía Nacional para averiguar las situación administrativa de estas personas y, en su caso, proceder a la incoación de procedimientos de expulsión".

El Consistorio donostiarra ha explicado que "estos desalojos de inmuebles privados corresponden a las peticiones que han realizado sus dueños, sin que el Ayuntamiento tenga nada que ver ni tenga ningún papel en la actuación".