“Cumplía todos los requisitos para el suicidio”

La psiquiatra que atendió de “urgencia” a la víctima se encontró a una mujer en “situación de pánico”

15.10.2020 | 01:13

donostia – Han sido cuatro años duros para la víctima, una joven donostiarra que el 5 de octubre de 2016, tras conocer la difusión de su vídeo, tuvo, a pesar de todo, el arrojo suficiente para ir a la comisaría de la Ertzaintza de El Antiguo, en Donostia, y denunciar los hechos. La psiquiatra Mariasun Landa Lizarralde, que testificó en la pericial ayer ante la jueza, explicó que cuando llegó a su consulta, la joven "cumplía todos los requisitos para un suicidio".

La atendió de urgencia tras recibir una llamada el mismo 6 de octubre. Y en esa primera atención, explicó, ya vio que su "estado mental era una situación de pánico". Mostraba "palidez extrema, temblaba€ No estaba convulsa, estaba coherente, pero no tenía confianza; la vi muy agarrotada, con miedo y temblor. Experimentaba un fenómeno de despersonalización: esto no me está pasando a mí".

El diagnóstico fue claro. "Esa mujer no tenía ningún trastorno, era una mujer sana, pero tenía un cuadro de pánico, con una crisis de angustia muy importante y tras la situación de estrés por el hecho. Fue repentino. Irrumpió en ella ese estado", relató a preguntas de la acusación particular y la Fiscalía. Lo primero que le recomendó fue "acompañamiento. Esta chica no puede estar sola; le puse una medicación general para descansar; estaba muy asustada, tenía miedo".

También le quitó el móvil. "Se lo retiré dos meses y medio" para protegerla de los "insultos y humillaciones" que recibía en el propio móvil, "imposible" de consultar de tantos mensajes, llamadas y notificaciones. Le dispensó, "medicación en mano", antidepresivos y antipsicóticos, dijo: "El miedo era un intento de suicidio. Decía: quiero desaparecer. Cumplía todos los requisitos para un suicidio. Los insultos que le entraban, la descreencia en los chicos, el escrutinio social que ella sentía€ Es algo tan íntimo. Ella nunca se sintió culpable, solo sentía culpa por si su familia podía sufrir", explicó Landa.