Diez países europeos acogerán a 400 menores del campo de Moria

Europa prepara una nueva propuesta migratoria, que presentará el día 30

12.09.2020 | 00:51
Los refugiados se manifiestan contra la construcción de otro campo similar al de Moria. Foto: E.P.

madrid – Diez países europeos se comprometieron ayer a acoger a 400 menores no acompañados de entre los casi 13.000 refugiados que vivían en el gran campo de refugiados de Moria, en Lesbos, arrasado por varios incendios esta semana. Así lo anunció en Berlín Horst Seehofer, el ministro de Interior de Alemania, país que ostenta este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea.

Francia y Alemania acogerán entre 100 y 150 menores cada uno y el resto se repartirán entre Bélgica, Finlandia, Eslovenia, Croacia, Portugal, Luxemburgo, Países Bajos y Suiza. Mientras tanto, en la isla de Lesbos la tensión no deja de crecer cuatro días después de los incendios, en los que la mayoría de las personas que malvivían hacinadas allí, con unas pésimas condiciones de higiene, han tenido que dormir al raso. "Diez países europeos van a participar en el traslado", anunció Seehofer, quien explicó que este es el primer paso al que le seguirá la acogida de familias con niños, siempre en un marco europeo.

El vicepresidente de la CE, el griego Margaritis Schinas agradeció la disposición de los países y recordó que, tras los esfuerzos por reubicar a los refugiados concentrados en la isla de Lesbos, se había logrado en los últimos meses reducir su número de los 25.000 que llegaron a estar allí a los más de 12.000 actuales. Por otro lado, apremió a sus socios europeos a lograr una "solución conjunta" que, advirtió, no puede demorarse más. Alemania está acogiendo ya unos 300 refugiados diarios –llegados a través de los Balcanes u otras rutas, en virtud de las normas de reagrupamiento familiar o por otras circunstancias–, recordó.

Asimismo, Merkel explicó ayer que había mantenido una conversación telefónica con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, quien le había pedido apoyo para acoger a los refugiados que quedaron sin techo tras el incendio del campo de Moria. "Alemania cumple con su responsabilidad. Pero no podemos estar satisfechos con la política migratoria europea. Hoy por hoy, en realidad esta no existe", afirmó la canciller, quien se comprometió a trabajar durante la presente presidencia de turno alemana de la UE por lograr "avances". Así, dejó clara, una vez más, su decepción ante la falta de un mecanismo europeo eficaz, debido principalmente al rechazo de varios socios centroeuropeos a recibirlos. Una afrenta pendiente para los países con fronteras exteriores y, en lo personal, para Merkel, quien lleva desde 2015 sin lograr el apoyo europeo que reclama.

pacto migratorio Por su parte, la Comisión Europea (CE) prepara una nueva propuesta para la política migratoria, derivada de la presión de la presidencia de turno alemana para implicar a todo el bloque en la acogida de refugiados. Hay que lograr un mecanismo "duradero y eficaz", explicó Schinas, al anunciar la presentación de su nuevo plan para el 30 de septiembre, quien estuvo acompañado del alemán Horst Seehofer. El nuevo pacto será "como una casa de tres pisos", añadió Schinas: "el primero tendrá una dimensión externa muy fuerte, el segundo, un sistema robusto de gestión de las fronteras exteriores y el tercero, un sistema basado en la solidaridad sostenible y eficaz.

Con todo, el ministro alemán Seehofer explicó: "La situación de Moria no admite largas negociaciones. Los niños y sus familias no pueden esperar una decisión de los 27". Pero la dramática situación de Moria no es "el único desafío migratorio" para Europa, advirtió el ministro. "España, Malta e Italia, como Grecia, necesitan respuestas solidarias y estables" por el impacto migratorio de sus fronteras.

un nuevo campo El Gobierno griego empezó ayer a erigir un nuevo campo para albergar temporalmente a parte de los casi 13.000 refugiados que se han quedado sin techo tras el incendio del de Moria, lo que para muchos de ellos tan solo supone la prolongación de un infierno que llevan sufriendo durante años. Por ello, miles de migrantes se manifestaron ayer, armados de botellas de plástico vacías y pancartas improvisadas con cartones, frente al cordón policial que mantiene cercada toda la zona en la que se está erigiendo el nuevo campo. "Queremos irnos, déjennos en libertad", gritaban.

positivo

Zaporeak cierra su cocina. El equipo de voluntarios de la ONG vasca Zaporeak ha cerrado la cocina solidaria desde la que reparte comida a los refugiados del campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, debido a que se encuentra confinado por haber estado en contacto directo con un positivo en coronavirus. Según informó ayer la organización de ayuda humanitaria, los nueve voluntarios que conforman el equipo están en cuarentena en un alojamiento en la cercana ciudad de Mitileni, a la espera de los resultados de las pruebas PCR a las que se van a someter. Como "medida de prevención", afirmó una portavoz de la ONG, han clausurado por el momento la cocina de Lesbos para proceder a su limpieza y desinfección.