José Manuel Etxaniz
Doctor en Veterinaria

"El aumento de la temperatura ha abierto horizontes a especies de mosquitos que no existían en nuestro entorno"

31.08.2020 | 00:27
José Manuel Etxaniz.

Con los contagios por Covid-19 al alza otro virus, el del Nilo, afecta al sur del Estado. Esta vez no es la irresponsabilidad de los humanos la que lo propaga, sino los mosquitos

donostia – Verano y mosquitos. Una pareja inseparable. A veces estos insectos solo son una molestia pero, en otras ocasiones, la situación va más allá, como está ocurriendo en el área de Sevilla con el mosquito que propaga un virus que empieza a sonarnos conocido: el del Nilo Occidental.

José Manuel Etxaniz, doctor en veterinaria, aclara muchos extremos sobre estos molestos insectos y por qué puede que cada día nos vayamos a encontrar con más y de distintas especies.

¿Verano y mosquitos van de la mano?

– Los mosquitos, así, en general, son insectos de la familia de los culícidos que se caracterizan por tener cuatro etapas en el desarrollo de su vida: huevo, larva, pupa y adulto y, esto es importante, porque precisan el agua para completar su desarrollo, porque las larvas son acuáticas. Y para desarrollar su ciclo, necesitan calor y humedad. De los casi 4000 tipos de mosquitos catalogados, sólo unos 200 se caracterizan porque sus hembras son hematófagas, es decir, se alimentan de sangre de otros animales, incluida la humana. Pero para nuestra tranquilidad, de esos 200, sólo cinco nos pueden producir problemas porque pueden ser vectores de distintos microorganismos que producirán infecciones (malaria, dengue, chikungunya, fiebre del Nilo Occidental), a aquellos animales objeto de su picadura.

¿El aumento de la temperatura, el cambio climático, puede tener incidencia?

– Lamentablemente al incrementarse la temperatura se ha abierto el horizonte a especies de mosquitos que antes no existían en nuestro entorno y se ve algún ejemplar "despistado", que no prosperaba. Por ejemplo, el mosquito tigre. Por el incremento de las temperaturas medias del planeta y por ende también en Euskadi, cuatro de esas especies nos podemos encontrar ahora en nuestro entorno. El que conocemos de toda la vida, es el mosquito común, molesto como él solo. Precisa de aguas estancadas. La hembra pone alrededor de mil huevos. No está considerada como la especie más agresiva. Activo durante la noche con tendencia a entrar en las casas. El mosquito tigre tiene un característico color negro en su cuerpo y una línea blanca que recorre su abdomen y llega hasta la cabeza. Tiene un tamaño algo mayor que el de mosquito común. Al contrario que otros mosquitos, es muy activo durante el día y no tiene tendencia a entrar en las casas. Era característico del sudeste asiático, pero ha conseguido extenderse por África, América y Europa. En Euskadi se detectó algún ejemplar en Behobia en 2014, procedente de Las Landas y desde entonces, los veterinarios entomólogos del Laboratorio de Neiker (Derio), hacen el seguimiento de su presencia entre nosotros. Se sospecha que se traslada en transportes por carretera, aprovechando pequeños charcos de agua en camiones de neumáticos, por ejemplo. Pone sus huevos en recipientes con agua estancada, como en los platos que se colocan bajo los tiestos. El mosquito Aedes aegypti, es el principal portador del virus del dengue, la fiebre amarilla, chikunguña y el zikarilla, chikunguña y el zika, entre otras enfermedades. Tal y como explica la OMS, Los seres humanos se infectan por picaduras de hembras infectadas, que a su vez se infectan principalmente al succionar la sangre de personas también infectadas. Suele confundirse con el mosquito tigre porque también tiene marcas blancas a lo largo del tórax. Pero este e tiene una especie de manchas blancas dispuestas en cuatro filas a lo largo de su tórax. Este insecto, que suele picar varias veces a su víctima, también prospera en aguas estancadas y se muestra especialmente activo durante el día. El mosquito Aedes japonicus, detectado recientemente en Asturias y más tarde en Cantabria. Está cerquita. Aunque no se consideraba hasta ahora un riesgo sanitario de gran relevancia, esta especie puede transmitir el virus causante de la Fiebre del Valle del Nilo, que estos días se ha diagnosticado en Andalucía en caballos y personas, con funestas consecuencias para ambas especies. El mosquito Anopheles astroparvus, ampliamente distribuido por la geografía española. Se trata de uno de los mosquitos más conocidos por los científicos porque es el único que transmite la malaria. Prefiere las aguas limpias y se siente atraído por los colores oscuros, pero su presencia no supone ningún riesgo, si no existe un foco de malaria que, afortunadamente, no tenemos. Ahora bien, el permanente trasiego de personas entre continentes, puede ocasionar, en cualquier momento, un episodio.

¿En qué condiciones proliferan los mosquitos?

– Los mosquitos necesitan calor, humedad y agua. Por eso, el verano en zonas húmedas, va unido a mosquito. Y si el verano se adelanta, tendremos más generaciones de molestos insectos (no sólo mosquitos). El clima tiene mucha importancia en su presencia entre nosotros. A esto deberíamos añadir quizás, que la falta de actividad humana prolongada debido al confinamiento haya podido tener alguna consecuencia en el incremento de plagas ligado al incremento de actividad de otras especies animales en zonas donde no eran habituales. También se han minimizado o suprimido durante ese tiempo los trabajos de poda o fumigación en áreas vegetales, y todo eso podría haber repercutido en un crecimiento descontrolado de poblaciones de insectos. Teóricamente, es factible. Hay que señalar, que también han descendido los casos declarados de dengue, zika o chikungunya. Un aspecto positivo del confinamiento.

¿Dónde suelen estar los mosquitos?

–Imprescindible la presencia de agua estancada, que no tiene por qué ser un recodo del río o mejor un pantano. Puede ser un charco permanente, un balde, el platillo del tiesto. Temperatura superior a 20º y humedad.

Asistimos a una plaga de mosquitos del Nilo en Sevilla ¿qué son?

– No hay, exactamente, mosquitos del Nilo en Sevilla. Lo que se ha detectado es el virus del Oeste del Nilo o del Nilo Occidental y este virus se transmite por la picadura de un mosquito que a su vez haya picado a un ave enferma que lo porte, generalmente córvidos. El virus es de la familia de los Flavivirus. El mosquito puede ser el común, (Culex pipiens) aunque también pueden ser los otros citados. Este flavivirus produce la enfermedad en las aves. Cuando un mosquito pica a un ave enferma y posteriormente a un caballo o un humano, les puede transmitir la enfermedad, Fiebre del Nilo Occidental que se caracteriza por una encefalitis. No existe evidencia de transmisión de un caballo a otro o de un humano a otro ni entre humano y caballo. Se han detectado focos en las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Es habitual en los veranos del sur de España desde hace años, como ha ocurrido en otros estados miembros de la Unión Europea. La aparición de estos brotes de la enfermedad, que se vienen detectando desde hace años, se debe a la particular situación geográfica de Andalucía como paso de aves migratorias, que juegan un papel reservorio del virus que transmiten los mosquitos.

¿Son tan graves los efectos de este virus?

–En torno al 80% de las personas infectadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no experimentan síntomas, mientras que el 20% restante sí y en su diagnóstico más grave da lugar a encefalitis o meningitis, que pueden llevar a daño cerebral y la muerte. Un 1% de los afectados son los que padecen estos problemas más graves, y de ellos la mortalidad afecta al 10 %. Apenas un 10% de los équidos infectados desarrollan síntomas y sólo el 1% muere. Resulta aún más importante subrayar de nuevo que los caballos infectados, como las personas, son epidemiológicamente un fondo de saco y no transmiten la enfermedad a otros caballos. Existen vacunas autorizadas para la enfermedad en caballos, no así para personas.

¿Son especies invasoras? ¿Se propagan con facilidad?

– Efectivamente son especies invasoras y su presencia en nuestras latitudes es consecuencia del incremento de las temperaturas a lo largo de todo el año. Cuando hablamos de Euskadi Tropical, nos olvidamos que en el trópico abundan una serie de insectos, para nosotros hasta ahora desconocidos y que, además, parecen tener especial predilección por los blanquitos como nosotros.

Por cierto ¿por qué pican a unas personas y a otras no?

– Que te piquen o no, en la mayoría de los casos, no depende de ningún factor que se pueda controlar. No hay relación probada entre la atracción a los mosquitos y el tipo sanguíneo de la persona, ni otros mitos de ese estilo, eso es una leyenda urbana. Las moscas negras, de actividad diurna, son atraídas por el movimiento, mientras que los mosquitos detectan el calor y los metabolitos, es decir, les atraen sustancias como el sudor o los gases que se exhalan, por eso pueden picar más a una persona que a otra con la que comparten habitación. Recientemente me comentaba el Dr. Lucientes, parasitólogo de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza que algún estudio serio estadounidense ligaba el consumo de bebidas alcohólicas con el incremento de picaduras de mosquito, pero se ignora el motivo por el que pudieran sentirse atraídos los insectos por el alcohol.

¿Y la reacción sí es diferente?

– La reacción a una picadura es completamente distinta en cada persona, ya que depende de cómo lo reciba su sistema inmune. Es decir, si alguien es alérgico a alguno de los químicos en la saliva, la reacción puede ser muy llamativa, mientras que otras no sentirán nada.

- ¿Se puede hacer algo para evitar la proliferación de esas otras especies?

– Poca cosa. Como con los comunes. Algunos pájaros, como golondrinas y vencejos, por ejemplo, son insectívoros y los murciélagos son depredadores naturales de mosquitos.

- Si ya han llegado ¿la fumigación es la única salida?

–Si el problema adquiere cierta magnitud, efectivamente hay que recurrir a una empresa especializada para que practique una o varias fumigaciones. En la actualidad, utilizan productos registrados, con principios activos respetuosos con el medio ambiente y con otras especies, piscícolas y aves.

¿Y con los de casa qué hacemos?

– Recurrir al fli-fli de toda la vida que venden en todos los supermercados. Y como forma de protección más efectiva, optar por repelentes, en lugar de buscar trucos y remedios caseros. Los principios que usan provocan que la piel pierda atractivo para los insectos y, en algún caso, alteran su sistema de detección, funcionan como un inhibidor de radar. Tienen un tiempo de efectividad limitada y, por eso, en el supuesto de vivir en zonas húmedas, riberas de ríos, es recomendable repetir periódicamente la aplicación. ¡Ah! y las telas mosquiteras de toda la vida en las ventanas y esa otra tela más elegante, pero con idénticos fines, que tenía sobre su cama Meryl Streep en la película Memorias de África.

"Según la OMS el 80% de las personas infectadas con el virus del Nilo Occidental no experimentan síntomas, pero el 20% restante sí"

"Hablamos de Euskadi Tropical y nos olvidamos que en el trópico abundan los insectos, algunos hasta ahora desconocidos"

"La reacción a una picadura es complemente diferente en cada persona, ya que depende de cómo lo reciba el sistema inmune"

"Son especies invasoras y su presencia en nuestras latitudes es consecuencia del incremento de la temperatura a lo largo del año"