Solo 283 clientes de las dos discotecas de Donostia acuden al cribado masivo

El 15% de los clientes de ambas discotecas da positivo: 45 casos --- La transmisión comunitaria "persiste" y lleva los contagios a máximos

29.08.2020 | 01:15
Muestras de test PCR en un laboratorio de microbiología.

donostia – En "curva ascendente" todavía. Sin tapujos. Así valoró la situación la consejera de Salud, Nekane Murga, tras comunicar las cifras de contagios de las últimas 24 horas. Euskadi igualó el máximo de 764 casos marcado el día anterior y Gipuzkoa no llegó a los 243, pero sí registró el segundo dato más duro, 225 esta vez. Está siendo una semana dura en el territorio, que supera los 1.200 casos en los últimos siete días y arroja cifras inquietantes en Donostia y alrededores, probablemente vinculados con el brote surgido en la capital y cuyo único foco, por el momento, se ha fijado en dos discotecas, Komplot y Channel (Tropical).

En el cribado masivo realizado desde el lunes por la tarde entre clientes de estos locales se han detectado 45 positivos, pero lo inquietante es que son solo 283 las personas que a cierre del jueves se habían presentado voluntarias. 240 clientes de Komplot, de los que 26 dieron positivo, un 10%; frente a 19 casos positivos entre solo 43 clientes que han reconocido estar en Channel (Tropical) entre los días 14, 15 y 16 de agosto. Un 44% de positivos, pero muy pocos casos. Huelga decir que en el brote de Gernika se están realizando 800 PCR diarios y ayer por la mañana iban ya por 2.705 frente a los 283 de Donostia. Algo falla. Y los datos de Donostia siguen disparados. Sin llegar al pico del día anterior (114), pero con 93 nuevos casos en 24 horas.

Los datos de nuevos infectados siguen en las "cotas más altas" desde finales de marzo, según reconoció la consejera de Salud, pero "tienen una doble lectura". "Cuantitativamente nos sitúan en el peor momento, pero no es lo mismo", dijo Murga, porque "nuestra capacidad de rastreo es mayor ahora; antes afloraban exclusivamente los casos más graves, y ahora buscamos debajo de las piedras, la red de rastreo busca los contactos de los casos positivos, incluso de los asintomáticos, y somos capaces de cortar su ramificación de raíz".

Según Murga, para saber dónde estamos, en relación a marzo, no vale el número de contagios, porque a finales de marzo se hacían 1.400 PCR y ayer se tocó techo con 9.176. Por ello, comparó las cifras de ingresos hospitalarios. El número de ingresados ayer fue de 54 personas en planta, rompiendo la horquilla de entre 20 y 35 que se mantenía desde hace dos semanas, y el número total de hospitalizados se eleva a 257.

Al alza. 32 de ellos están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Es cierto, dijo Murga, que las estancias en la UCI son más cortas ahora, pero la cifra de personas en estado muy grave aumenta. Entran más de los que salen. Según Murga, frente a los cinco ingresos diarios actuales en la UCI, en el peor momento de la pandemia, a finales de marzo, ingresaban 25 o 30. Por todo ello, concluye que la situación actual, pese al récord de contagios detectados, se equipararía con la segunda semana de marzo.

La consejera, eso sí, se mostró confiada en que las últimas medidas restrictivas adoptadas el pasado 19 de agosto y que afectan en especial al ocio nocturno, hagan retroceder el aumento de casos y arrojen cifras más digeribles. En todo caso, dijo, "la curva progresa más lenta". Murga explicó que esta segunda ola tiene "un comportamiento menos explosivo que la primera", pero alertó de que la transmisión comunitaria no solo existe, sino que persiste. a pesar de las medidas y esto es lo que hay que grabarse a fuego", apuntó.