kirolak

Elecciones a la Federación Guipuzcoana de Fútbol | El viernes, segunda reunión

La Real seguirá ejerciendo de intermediario para controlar y no se descarta que las partes busquen otro candidato de consenso

18.11.2020 | 02:43
Adrián Merino y Manu Díaz.

donostia El viernes por la tarde se celebrará el segundo encuentro entre las dos candidaturas a la presidencia de la Federación Guipuzcoana de Fútbol convocado por la Real. Tal y como informó ayer NOTICIAS DE GIPUZKOA, el club txuri-urdin, que se ha posicionado sorprendentemente de forma nítida en favor de la plancha Garai Berriak, encabezada por Manu Díaz, ha decidido ejercer de intermediario en la carrera por hacerse con la poltrona. Como es lógico, viendo la importancia que le está dando a la polémica batalla en la que se han enzarzado ambos contendientes, el grupo Gipuzkoa: Denon Joko-zelaia, liderado por Adrián Merino y que a día de hoy tiene muy bien encaminada la victoria, ve con cierto recelo la aparición en escena del Consejo de Administración txuri-urdin, al considerarlo un movimiento estratégico para decantar en favor de sus inequívocas pretensiones las elecciones.

La noticia publicada ayer por este periódico descolocó a ambos candidatos y a sus listas, que no se esperaban que el encuentro convocado por la Real en Anoeta trascendiera. El problema es que la intervención de Jokin Aperribay, en persona, que continúa con la labor de presión y convencimiento que llevan meses llevando a cabo sus asesores Andoni Iraola, presidente de la Fundación, los consejeros Joseba Ibarburu, Alex Uranga y Alex Pereda, y Luki Iriarte, director del fútbol base, ha llegado muy tarde. Convencidos de que, una vez se hubiese mojado públicamente el presidente en favor de los de Manu Díaz, el proceso se iba a decantar de forma inmediata para su lado, lo cierto es que por ahora le está saliendo el tiro por la culata, ya que es Merino quien tiene la sartén agarrada por el mango y ya juega de mano.

Por este motivo, el de influir y tener controlada (también) la Federación, la Real se ha visto obligada a acometer un movimiento de urgencia en el nombre de la unidad y la paz del fútbol guipuzcoano. Y lo malo es que son ya muchos meses los que llevan ambas listas metidas en el fango, con constantes descalificaciones entre ellas, y la actuación del club realista, la cima de la pirámide, no ha contribuido en nada a rebajar el tono de la discusión. La consecuencia de todo ello es que el primer encuentro, que se celebró el lunes por la tarde en las oficinas de Anoeta tal y como adelantó NOTICIAS DE GIPUZKOA, estuvo marcado por una incómoda tensión y desconfianza que provocaron que apenas se dieran avances significativos en las conversaciones. Lo esperado dado lo sucedido y el enfrentamiento permanente entre ambos pretendientes al triunfo.

Como ya explicamos ayer, Aperribay pretende asegurarse que el presidente sea Manu Díaz y lo que hizo fue ofrecer una influyente y poderosa vicepresidencia a un Merino que, como es lógico habida cuenta de su posición ventajosa, la descartó. El desgaste en las dos agrupaciones después de un año de intenso trabajo es evidente y este último, expresidente del Aretxabaleta, dejó claro que está dispuesto incluso hasta a renunciar a la cabeza de Gipuzkoa: Denon Joko-zelaia con la condición de que su rival haga lo mismo en Garai Berriak. Por lo tanto, la posibilidad de que entre las partes implicadas encuentren a un tercer aspirante de consenso que guste a todos y no genere más controversia y ruptura es uno de los temas que se van a tratar en el encuentro que, como el anterior, también se celebrará en el estadio de Anoeta. Aunque todavía la negociación se encuentra en una inicial toma de contacto y van a tener que ceder bastante ambas partes si de verdad se encuentran dispuestos a alcanzar una entente por la paz en el fútbol del territorio guipuzcoano. Y no es solo cuestión de sus líderes, también hay que incluir aquí a muchos de los nombres de las listas que están muy enfrentados con sus contrincantes y que no sienten que tienen muchos puntos de encuentro para acercar posturas.

La plancha de Manu Díaz, exdirector deportivo del Bergara, se mantiene en la línea de lo que opina y decide la Real, con la que lleva tiempo trabajando codo con codo para acabar remontando los resultados electorales que, por ahora, no le benefician y, al menos de momento, parecen condenarle a la derrota. Su objetivo es alcanzar un acuerdo siendo conscientes de que el apoyo del club blanquiazul y lo que conlleva puede mover montañas...