kirolak

La misma piedra del Getafe

24.03.2020 | 01:06
Los jugadores de la Real, cabizbajos tras la victoria del Getafe.

La expulsión de Llorente cambia el signo del duelo y una incómoda Real sufre otra remontada tras encajar el gol definitivo en el último minuto

Real 1

Getafe 2

REAL SOCIEDAD Moyá; Zaldua, Aritz, Llorente, Monreal; Guevara (Isak, min. 71), Merino, Odegaard; Portu (Barrenetxea, min. 79), Willian José (Zubeldia, min. 57) Oyarzabal.

GETAFE David Soria; Damián, Djene, Cabrera, Nyom (Kenedy, min, 46); Jason (Timor, min. 80), Maksimovic Fajr, Cururella; Molina (Ángel, min. 63) y Mata.

Goles1-0, min. 5: Merino. 1-1, min. 68: Mata. 1-2, min. 89: Maksimovic.

donostia – No es casualidad, pero resulta complicado de entender. Dicen que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra. Si se traslada al fútbol, esto es lo que le pasa a la Real con su nueva pesadilla llamada Getafe. Por increíble que parezca, el conjunto madrileño, cuyo presupuesto y potencial está supuestamente por debajo del txuri-urdin, asaltó Anoeta por cuarta vez en sus cinco últimas visitas repitiendo el mismo resultado, 1-2, y volteando la ventaja inicial de los donostiarras. La anterior a la del pasado octubre incluso destapó la caja de los truenos e hizo saltar por los aires al entrenador, Eusebio, y al director deportivo, Lorenzo Juarros.

Los azulones son kryptonita para la Real. Su forma de jugar, deteniendo el juego en todo momento, buscando el enfrentamiento constante (como intentó Bordalás con un ataque directo gratuito a Oyarzabal, que no le hizo ni caso) y con una disciplina táctica pretoriana, sobre todo, y una delantera con mucha pegada, siempre acaba sacando de quicio a los realistas, cuyo estilo cae con facilidad en sus redes.

Lo cierto es que la Real pareció haber digerido bien la derrota en Sevilla al volver a salir con fuerza y decisión para lograr su tercera victoria seguida en casa. Merino, de cabeza a centro de Portu, no tardó en marcar las diferencias ante un Getafe sometido, que capeaba el temporal como buenamente podía. Oyarzabal, en otro remate dentro del área que sacó Soria, rozó el segundo. El problema es que la especialidad getafense es explotar al máximo los errores del rival y un patoso Llorente vio una evitable segunda tarjeta al cortar un balón con la mano. Con uno más y Kennedy causando estragos por su banda izquierda, los madrileños consiguieron empatar con un tanto de Mata. Imanol prefirió jugar a la ruleta rusa en lugar de guardar la ropa, pero Portu, solo, no acertó y en el último minuto, Maksimovic, en una acción mal defendida, ajustició a los realistas.

En resumen, el Getafe, rival directo en la carrera por entrar en Europa, cuanto más lejos mejor, y la Real iba a cosechar muy pocos empates esta temporada. Todos sus duelos serán a vida o muerte.

Imanol se la jugó a la ruleta rusa cuando estaba ya con uno menos y le salió mal al fallar Portu un mano a mano con empate