Tribuna abierta

Gestión ambidiestra en las empresas

31.12.2020 | 00:40
Gestión ambidiestra en las empresas

El proyecto 'Oraina eta Geroa Uztartuz' pretende actuar como catalizador para activar la transformación de las empresas guipuzcoanas en el periodo poscoronavirus. Al tiempo que se asegura la supervivencia de las empresas es preciso relanzar los proyectos empresariales para proyectarlo al futuro y desarrollar las capacidades competitivas necesarias

El 10 de mayo de 2019, la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos, la famosa SEC, aprobó la creación de la Bolsa de Valores a Largo Plazo (LTSE). Esta nueva bolsa, alternativa a las ya conocidas como New York Stock Exchange o NASDAQ, presenta la particularidad de que enfoca los intereses de las empresas y los inversores a largo plazo, al tiempo que pretende reducir la presión a corto plazo sobre las empresas cotizadas.

Esta nueva bolsa ha sido promovida por Eric Ries, un emprendedor estadounidense y autor de The Lean Startup, un libro precursor del movimiento denominado Emprendimiento Ajustado.

Eric Ries afirma que la orientación de las bolsas hacia los resultados a corto plazo conduce a una disminución de la innovación, algo que la nueva LTSE quiere revertir. Por ejemplo, un análisis realizado por el centro de estudios de políticas públicas Third Way demostró que la salida al mercado de valores de las empresas provoca un descenso del 40% en las patentes registradas en los cinco años posteriores a la entrada en cotización, como resultado de la presión por satisfacer las expectativas a corto plazo de las bolsas. Son los efectos del fenómeno conocido como "capitalismo trimestral", en referencia a la presión por maximizar los resultados en los informes financieros trimestrales.

Otra iniciativa relevante es FCLTGlobal, una organización sin fines de lucro surgida en los Estados Unidos y que fomenta la inversión a largo plazo y la toma de decisiones empresariales acordes con esta perspectiva.

Conforme a las investigaciones de la fundación FCLTGlobal, los inversores orientados al largo plazo obtienen un rendimiento económico superior, de la misma forma que las empresas orientadas al largo plazo superan en términos de ingresos, ganancias y creación de empleo a sus congéneres cortoplacistas.

Pero a pesar de la abrumadora evidencia de la superioridad de la gestión a largo plazo, las presiones del corto plazo son difíciles de evitar. Según una encuesta elaborada por la consultora McKinsey para FCLTGlobal, el 63% de los directivos encuestados declaró que la presión por obtener resultados a corto plazo se ha incrementado en los últimos cinco años.

En España, el 3 de marzo de 2020, el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley de fomento de la implicación a largo plazo de los accionistas en las sociedades cotizadas. Entre las medidas que incluye el anteproyecto está la que se refiere a que las compañías cotizadas no estarán obligadas a publicar sus resultados trimestrales. Con esta medida, según el Ministerio de Asuntos Económicos, se igualará la situación con otros países europeos, en los cuales las empresas tampoco están obligadas a presentar sus resultados con regularidad trimestral.

En el anteproyecto, el Ministerio de Asuntos Económicos refiere que la directiva europea, que fue aprobada ya hace cinco años y que España traspondrá, tiene como objetivo que los accionistas participen más a largo plazo en las sociedades cotizadas en las que invierten.

Tal y como refiere la norma, las estrategias de inversión cortoplacistas tienden a afectar negativamente al desarrollo de las empresas cotizadas. "Por un lado, la presión por generar y distribuir beneficios a corto plazo, presiona a las empresas cotizadas a centrarse excesivamente en los resultados trimestrales, circunstancia que provoca que las sociedades adopten en numerosas ocasiones estrategias que solo persiguen revalorizar sus acciones lo antes posible", añade el texto.

Este tipo de medidas generan beneficios financieros "efímeros, que sin embargo pueden hipotecar el futuro sostenible de la sociedad y de sus accionistas, trabajadores, acreedores y clientes, perjudicando la sostenibilidad de la empresa", asegura la propuesta normativa.

Complementariamente, es preciso tener presente que, tal y como sucedió con posterioridad a crisis financiera de 2008, en el contexto de la actual "crisis poscoronavirus" es previsible que las empresas experimenten un proceso de adaptación competitiva que ocasione la degradación de la inversión en intangibles, el desarrollo tecnológico o la diversificación, tal y como ha evidenciado una investigación desarrollada por un equipo del MIT Sloan School of Management y de la Universidad de Cornell. Este estilo conservador adquirido por los directivos en el curso de las crisis económicas presenta una tendencia a perpetuarse, incluso una vez que desaparecen las causas que las originan.

En este contexto cobra especial relevancia la iniciativa Oraina eta Geroa Uztartuz, un proyecto desarrollado en el marco del proceso Etorkizuna Eraikiz, integrado en el Plan de Recuperación Económica y Social de la Diputación Foral de Gipuzkoa y que pretende el desarrollo de un Marco de Referencia para la Empresa Ambidiestra.

El proyecto Oraina eta Geroa Uztartuz pretende actuar como catalizador para activar la transformación de las empresas guipuzcoanas en el periodo poscoronavirus. Así, al tiempo que se asegura la supervivencia de las empresas es preciso relanzar los proyectos empresariales para proyectarlo al futuro y desarrollar las capacidades competitivas necesarias. Para ello es necesario dotarse de un marco de referencia para la gestión empresarial que concilie la eficiencia a corto plazo con la creación de valor a largo plazo.

El Proyecto Oraina eta Geroa Uztartuz ha sido desarrollado por un consorcio liderado por la Diputación Foral de Gipuzkoa e integra a las siguientes entidades: Adegi, la Corporación Mondragon, la Universidad del País Vasco, la Universidad de Deusto, Mondragon Unibertsitatea e ISEA S.Coop.

En la actualidad el proyecto está llevando a cabo una serie de experiencias piloto de aplicación del Marco de Referencia para la Gestión Ambidiestra en empresas de Gipuzkoa.

También es significativo señalar que la propia Diputación Foral de Gipuzkoa, a la hora de proceder a revisar el Plan Estratégico de Legislatura 2020–2023 como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus, ha estructurado sus directrices de actuación aplicando los principios de la gestión dual: "Gestionar el presente, preparando el futuro". Este conjunto de evidencias nos hace ser optimistas con relación a la progresiva incorporación de la gestión ambidiestra o dual en la gobernanza de nuestras empresas e instituciones.

Director Gerente. ISEA S.COOP.