El peligro oculto de la deflación

12.09.2020 | 00:50

Según el INE, el IPC de julio sería del -0,9 % con lo que la tasa interanual quedaría en el -0,6% en contraposición con la media de la Unión Europea, que sería alcista (+0,4 %), lo que anticipa una recesión severa en la economía española y la sitúa en la antesala de la deflación. Según el FMI, por deflación se entiende "la caída mantenida y generalizada de los precios de bienes y servicios durante un mínimo de dos semestres" y conjugada con una tasa de desempleo tan bestial como la española (estimaciones del 20% para finales del 2020), podría dar lugar a la aparición de un cóctel explosivo en la economía española de final incierto (el DDD), ya que dichos factores económicos se retroalimentan.Así, las empresas se ven obligadas a estrechar sus márgenes de beneficios para seguir siendo competitivas, lo que les impide mantener sus beneficios empresariales así como realizar las necesarias inversiones en bienes de equipo, lo que tiene como efecto secundario una congelación o reducción del sueldo de los trabajadores que hace reiniciarse la espiral deflactiva, alimentada por la subsiguiente reducción del consumo. En consecuencia, asistiremos al finiquito del consumismo compulsivo imperante en la pasada década debido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores por la congelación de sus salarios o la dramática reducción de los mismos, lo que unido a la ausencia de la cultura del ahorro doméstico agravará la ya severa contracción del consumo interno y aunado con la caída de las exportaciones y el incremento estratosférico de la deuda pública (rozando el 110% del PIB para 2020), podría desencadenar una década perdida para la economía española.