La esperada mejora de la GI-631 arranca en Aizpurutxo

La Diputación adjudica las obras para segregar el tráfico peatonal y de vehículos en el enclave

08.06.2020 | 00:52
Montaje que recrea el proyecto que la Diputación Foral de Gipuzkoa va a acometer en Aizpurutxo. Foto: N.G.

Azkoitia – El pasado 18 de febrero, el consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa dio luz verde al expediente de contratación para sacar a concurso público el proyecto promovido con el objetivo de segregar los tráficos de peatones y vehículos en la travesía del barrio azkoitiarra de Aizpurutxo.

Aquella decisión fue acogida con entusiasmo por los ayuntamientos de Azkoitia y Urretxu; toda vez que la actuación licitada constituye la fase previa que es necesario acometer antes de empezar a ejecutar las obras de mejora de la carretera GI-631, un proyecto que la ciudadanía del valle del Urola lleva esperando más de una década.

Sin embargo, la inesperada irrupción del coronavirus y las importantes consecuencias económicas derivadas de la pandemia hicieron que la actuación para mejorar las condiciones de seguridad en la travesía de Aizpurutxo quedara otra vez en el aire, ya que la Diputación territorial se planteó incluirla entre los proyectos que deberá posponer tras ver reducidos sus ingresos de manera signficativa por la paralización de la actividad económica.

Finalmente, todo apunta a que las obras para la mejora de la GI-631 (la principal conexión que tiene la comarca de Urola Erdia con la denominada rotonda de Gipuzkoa y el Hospital de Zumarraga) deberán seguir esperando; puesto que su elevado coste (el proyecto está presupuestado en más de 45 millones de euros) hacen inviable su ejecución en el contexto actual.

Aún así la necesaria fase previa para la materialización de ese ambicioso proyecto sí se va a llevar a cabo de manera inminente. De hecho, la Diputación acaba de adjudicar a la empresa Zubieder los trabajos para la construcción de la pasarela peatonal y del puente proyectados en Aizpurutxo, que se prolongarán durante cuatro meses y tendrán un coste de 257.366 euros (IVA no incluido).

Las obras previstas para separar el tránsito peatonal y de vehículos en la travesía de Aizpurutxo incluyen la construcción de una acera de dos metros de ancho y de una pasarela peatonal de madera de 26 metros de largo que, una vez cruzado el río Urola, conectará con el puente ya existente. Según explicó en su día la diputada de Infraestructuras Viarias, Ain-tzane Oiarbide, "para posibilitar la acera peatonal será necesario desplazar la carretera hacia el monte en su tramo inicial, ejecutando para ello un muro de escollera. A continuación, debido a la existencia de un caserío, no es posible desplazar la carretera, por lo que se ha optado por cruzar el río a través de la pasarela peatonal".

Por su parte, el alcalde de Azkoitia, Javier Zubizarreta, se ha mostrado satisfecho con la adjudicación de las obras de Aizpurutxo.

Según sus palabras, "la reducción en el presupuesto foral hace pensar que los proyectos pueden demorarse, pero la adjudicación de estos trabajos en un momento de cierta parálisis como el que vivimos me llena de optimismo. Seguimos adelante y ya cogeremos velocidad. Lo iniciado iniciado está".