El Kursaal de Donostia cerró el año de la pandemia con la mitad de actos y un 77% menos de asistentes

Las ganancias de años anteriores han servido para encajar un déficit de 627.000 euros sin financiación externa

18.02.2021 | 17:14
Eneko Goia, Markel Olano e Iker Goikoetxea, antes de ofrecer el balance de la actividad del Kursaal en 2020.

Por el momento, seis congresos de importancia forman parte de las previsiones del Kursaal para 2021, que sufrió el pasado año los efectos del covid, aunque salvó los muebles por las ganancias de años anteriores

El Kursaal de Donostia cerró el pasado año con la mitad de actos de todo tipo, un 77% menos de público y un 64% menos de facturación. Además, redujo un 84% el impacto económico en el territorio de Gipuzkoa a causa de la bajada de actividades motivada por la pandemia y la escasa aportación económica de los encuentros de tipo virtual, o híbridos, que fueron numerosos a lo largo del año. Los 52 millones de euros de impacto que se calcularon en 2019, año de récord absoluto de la instalación, se quedaron en ocho en 2020.

A pesar de ello, el director gerente, Iker Goikoetxea, consideró ayer que el Kursaal "ha aguantado el golpe" ya que, aunque la caída de negocio dejó la facturación en 1,6 millones (64% menos que el pasado año), el déficit fue de 627.000 euros, una suma que no ha requerido de financiación externa por las ganancias anteriores.

Tanto el presidente de la sociedad Kursaal, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, como el vicepresidente, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, alabaron la gestión del difícil ejercicio de 2020 llevada a cabo el equipo del Kursaal así como la de años anteriores, lo que aportó unos superávit que han permitido amortiguar el golpe propinado por el covid a la actividad de congresos y encuentros en Donostia.

"La gestión se demuestra en momentos complicados y el Kursaal ha tenido una andadura modélica", dijo Olano. Goia, por su parte, recordó que, además, el pasado año el Kursaal se hizo con las riendas del Palacio de Miramar como espacio añadido para reuniones y gracias a la correcta gestión económica ha podido "aguantar el tirón".

Los tres responsables confiaron que la situación se recupere de modo progresivo. De hecho, para este año ya están comprometidos seis congresos de importancia en las instalaciones, que esperan den lugar a muchos más.
Goikoetxea, por su parte, dio las gracias a todos los organizadores de encuentros, así como a los festivales donostiarras, que han seguido confiando en el Kursaal así como a los asistentes a conciertos y otros encuentros, que han dado una nota de 8,8 al espacio, algo superior al año anterior, en un momento muy difícil en le que la necesidad de seguridad sanitaria puede generar ansiedad y temor entre el público.

Aunque los dos primeros meses de 2020 estuvieron llenos de actividad y auguraban un año exitoso, la pandemia hundió la actividad en toda la sociedad e hizo caer el número de eventos del Kursaal a la mitad (un 52%). Se registraron 152 citas, 73 de ellasde tipo congresual y de reuniones, y 79 espectáculos culturales. En total, hubo casi 100.000 asistentes (96.349), lo que supuso una bajada del casi 77% respecto al año anterior. El descenso en el área de cultura fue de 71,5% mientras que en congresos y similares se acercó al 89%.

Las actividades culturales por las que apostó el Ayuntamiento de Donostia contaron con la "complicidad" del Kursaal, según destacaron los responsables de la sociedad, que recordaron que la actividad del Jazzaldia, Quincena Musical y Zinemaldia permitieron salvar en parte la actividad. En el Jazzaldia hubo tres conciertos en el auditorio y 23 al aire libre, con más de 7.000 asistentes. El ciclo sinfónico de la Quincena Musical se siguió desarrollando en el auditorio y el Zinemaldia acogió 76 proyecciones cinematográficas y 71 eventos, con 22.110 asistentes y "sin que hubiera que lamentar brotes", señaló Goikoetxea. Promotores privados como Get In ayudaron a mantener la industrial cultural. La Orquesta de Euskadi, espectáculos infantiles, exámenes como los de la academia Lacunza y otros contribuyeron a paliar la sequía.

En su balance del año 2020, el centro de congresos destacó la "excelente respuesta del público", con 81.811 espectadores en un total de 79 conciertos, 21 de ellos organizados por Kursaal Eszena. También recalcaron la flexibilidad demostrada por numerosos artistas, como sucedió con la cantante Izaro, cuya cita se aplazó varias veces y, finalmente, a causa de las restricciones de aforo, actuó seis veces en lugar de dos.