La estación de Amara acogerá una placa en recuerdo de Begoña Urroz

La niña falleció por una bomba que explotó en el mismo lugar hace 60 años

07.10.2020 | 00:19
Estación de Amara, en cuya acera se colocará la placa.

donostia – La acera situada junto a la estación de Amara acogerá desde el sábado una placa en recuerdo de la niña Begoña Urroz Ibarrola, que falleció hace 60 años como consecuencia de un atentado con bomba. El recordatorio que colocará el Ayuntamiento de Donostia forma parte de la iniciativa impulsada en la pasada legislatura para dar visibilidad en el espacio público a las personas que sufrieron la violencia. En este caso, la placa será la primera de una víctima que no falleció a causa de ETA.

La concejala Nekane Arzallus recordó ayer que durante años se especuló con que la autoría del atentado fuera de ETA. Sin embargo, en los últimos tiempos, la investigación de unos historiadores ha señalado que el acto fue responsabilidad de un grupo denominado Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL).

Begoña Urroz, de 22 meses, falleció el 28 de junio de 1960, al día siguiente de resultar gravemente herida por la bomba que explotó en la estación del tren de Amara. Las quemaduras acabaron con su vida en la clínica del Perpetuo Socorro.

El homenaje, de carácter sencillo, se desarrollará a las 12.00 horas en la acera de la estación y contará con la presencia de familiares de la fallecida. Con la colocación de la placa, explicó el Consistorio, pretende continuar "en el camino de la recuperación de la memoria y su visibilización en el espacio público de aquellas víctimas de motivación política".

La placa en memoria de la niña Begoña Urroz será la séptima que se ubique en las calles de Donostia. Hasta ahora se han colocado recuerdos de asesinados por ETA como Juan Maria Araluce, José María Elícegui Díez, Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sanz Flores, Alfredo García González y Gregorio Ordoñez en el mismo lugar en el que fueron asesinados. También se han descubierto placas en la sede de Dbus en recuerdo de Mikel Zabalza y de Angel Portugal, chóferes de la Compañía del Tranvía, y se han tributado homenajes en los aniversarios de Alfonso Morcillo, sargento de la Guardia Municipal asesinado por ETA, y de Tomás Alba, asesinado por el Batallón Vasco Español.