‘Pirata Setioa’, propuesta estática en el año COVID

Donostiako Piratak llaman a una manifestación el sábado en “defensa de las fiestas populares”

06.08.2020 | 00:28
Representantes de Donostiako Piratak, ayer en el muelle.

donostia – Este es el año del COVID, de la tristeza y de las fiestas que no lo son. Ante esta situación, Donostiako Piratak ofrecieron ayer una rueda de prensa en la que realizaron un llamamiento a participar en la manifestación que, junto a otras comisiones de fiestas de la ciudad, han convocado para el sábado día 8 en "reivindicación y defensa de las fiestas populares". La manifestación partirá a las 12.00 horas de la puerta del parque Cristina Enea.

"Aunque la situación actual es difícil, hemos decidido seguir trabajando en la construcción de una alternativa a la tradicional Semana Grande", apuntaron ayer los representantes de los Piratas que, en un momento como el actual, siguen apostando por el "auzolana y el cuidado mutuo".

Así las cosas, Donostiako Piratak no impulsarán propuestas festivas masivas y su propuesta "estática" se centran en el día 10 de agosto, con la Pirata Setioa, siempre respetando las medidas de prevención exigidas.

La Pirata Setioa tendrá como escenario la plaza de la Trinidad, donde a las 12.00 horas tendrá lugar un espectáculo infantil. A las 16.30 comenzará el concierto de J. Martina y a las 19.00 la sesión de bertsos musicalizados. Como colofón de la jornada, a las 22.00 horas se proyectará el documental Izan Pirata.

En todas las actividades del programa será obligatorio el uso de mascarillas y la limpieza de manos con gel. Los asientos estarán organizados manteniendo la distancia obligatoria y las entradas para los espectáculos, que serán gratuitas aunque se podrá dar un donativo voluntario ante la situación tan especial que se vive, deberán solicitarse con antelación online o en los bares Pandora, Platero, Zulo Zahar y Belfast.

Cada persona no podrá hacerse con más de cinco entradas y al recogerlas deberá de dejar su nombre y apellidos, además del teléfono de contacto, por si fueran datos necesarios para los rastreadores de Osakidetza. Dichos datos se eliminarán al transcurrir quince días.

Los Piratas quisieron dejar claro que, aunque siguen denunciando que el Ayuntamiento no haya contado con ellos en la toma de decisiones y que lograr un espacio les haya resultado muy difícil, son conscientes de que es momento de actuar con "responsabilidad y respeto".