Dos carriles por la calle Iztueta conectarán Gros y Egia durante el derribo del viaducto

Las obras, que durarán catorce meses, comenzarán en marzo con el rebaje de la calzada bajo el puente ferroviario

05.02.2020 | 06:32
Una gran rotonda unirá los tráficos de Duque de Mandas e Iztueta.

Donostia - La eliminación del viaducto de Iztueta fue adjudicada ayer por el Ayuntamiento a la empresa Construcciones Adolfo Sobrino por un montante de 5,8 millones de euros. La obra cambiará la conexión entre Egia y Gros, que se hará a ras de suelo y por debajo de las vías del tren en lugar de por encima. Pero, antes, el Consistorio deberá poner en marcha un plan de desvíos en la zona, que será el primer paso para que pueda comenzar la obra, de un total de catorce meses de duración.

El alcalde, Eneko Goia, explicó ayer que antes de la supresión del viaducto será necesario hundir la calzada, para que el gálibo a la altura del puente ferroviario tenga 4,5 metros y de este modo puedan pasar la mayor parte de los vehículos.

La obra arrancará en un mes aproximadamente y el primer paso será la creación de un paso alternativo temporal por la calle Iztueta, junto al viaducto. Para ello, se deberán habilitar dos carriles provisionales (ahora hay uno de un solo sentido), que recorrerán la propia calle Iztueta y el lateral de la plaza de Zuhaizti hasta el arranque de la cuesta de Aldakonea, entre los colegios Zuhaizti y Presentación de María.

Además, se rebajará ligeramente la rasante a la altura del puente de ferroviario hasta los 3,20 metros: en la actualidad, con un paso de 2,60 metros como máximo, algunas furgonetas y camiones no pueden transitar por esta calle y más de uno se ha quedado atascado.

La creación de un segundo carril para el desvío temporal implicará la eliminación de las plazas de aparcamiento de la calle Iztueta a ambos lados, así como la anulación de la acera derecha, el traslado de servicios y de contenedores de basura. Además, se deberá crear un nuevo diseño para la unión entre Iztueta y la Calzada de Egia, junto al apeadero de Gros, y se rediseñará también la intersección de Duque de Mandas, Iztueta y Aldakonea por medio de una gran rotonda.

En una primera fase de las obras, el acceso al aparcamiento de los juzgados se seguirá manteniendo pasando bajo el viaducto. Pero una vez que entre en servicio el desvío provisional se creará un nuevo acceso a este punto y se suprimirá el actual.

cambios de sentido La puesta en marcha del desvío también afectará a las calles Tomás Gros e Iparragirre, que cambiarán sus sentidos de circulación. La segunda, en concreto, quedará como un callejón sin salida durante la obra, con acceso desde Miracruz.

Los peatones tampoco podrán cruzar entre Gros y Egia por la calle Iztueta, por lo que deberán transitar por la conexión entre Teresa de Calcuta y el paseo de Francia.

Así, el tráfico discurrirá entre Gros y Egia por este itinerario alternativo hasta finalizar el rebaje de la calzada ubicada bajo el actual viaducto. Después, cuando esté terminada la conexión viaria definitiva, se podrá derribar la pasarela y se reformarán las aceras afectadas por el desvío provisional para darles su definitivo aspecto.

En el otro extremo de Duque de Mandas está previsto que en abril comience la obra de construcción de la estación del Tren de Alta Velocidad, que obligará a cerrar el pasadizo de Egia. Los peatones, en este punto, deberán transitar por el paso elevado sobre las vías del tren, recientemente reabierto, un punto en el que, además, existe un ascensor.

Noticias relacionadas