Cien años de una joya musical

14.03.2020 | 01:23
Varios participantes suben las escaleras para ver de cerca el órgano.

El segundo órgano romántico más grande del Estado llegó en 1920 a la parroquia del Salvador de Usurbil

hace cien años que el actual órgano de la parroquia del Salvador llegó a Usurbil. Por ello, a comienzos de esta semana, dentro de los actos de la semana musical Soinurbil, cuyos últimos conciertos han sido suspendidos debido a las medidas para contener el coronavirus, se llevaron a cabo dos visitas, de la mano del organista Joan Luis Atxega, para conocer de cerca esta joya, muy apreciada y reconocida a nivel europeo.

Al inicio del recorrido, Atxega señaló que el de Usurbil es el segundo órgano romántico más grande del Estado. "Al año suelo hacer reuniones con otros organistas europeos y, cuando me presentan, todos reconocen el órgano de Usurbil porque lo mandó construir el barón L'Espée", señaló. De hecho, este aristócrata francés, muy acaudalado, era un gran amante de la música y dedicaba su inmensa fortuna a construir órganos muy grandes, que contuvieran las últimas tecnologías del momento.

De este modo, se puso en contacto con un joven constructor de órganos, Aristide Cavaillé-Coll, a quien mandó erigir en 1907 uno para su mansión de Ilbarritz (Bidart).

Atxega destacó las peculiaridades y excentricidades del barón: "No le gustaba el contacto con la gente, ni el sexo, por eso su mujer vivía en una casa dentro de sus terrenos, pero separada de la gran mansión. Le gustaba la música de Wagner, porque le gustaba la naturaleza, pero como el órgano no podía reproducir los ladridos, una persona del servicio se encargaba de-+ encerrar una jauría de perros en una habitación contigua mientras L'Espée tocaba el órgano".

El instrumento fue construido en 1907, pero no llegó a Usurbil hasta 1920. En ese periodo de tiempo L'Espée, aquejado de artritis y de fuertes dolores, puso a la venta, entre otras propiedades, su mansión de Ilbarritz, que fue comprada por un rico médico de Biarritz. Durante la primera guerra mundial, la mansión tuvo que usarse como hospital por lo que el órgano se convirtió en un estorbo.

Entonces, el Ayuntamiento de Usurbil sacó la plaza de un organista, pero le faltaba el órgano. Finalmente, adquirió el del barón L'Espée por 27.000 pesetas (162 euros).

En ese tiempo el órgano sufrió algunas pérdidas; por ejemplo de los 62 registros que tuvo en su origen, a Usurbil tan solo llegaron 22. A pesar de ello, está compuesto por más de 3.000 tubos y en 2006 fue sometido a un gran proceso de restauración que le devolvió toda su sonoridad y timbres.

Atxega en su exposición detalló: "Muchos se piensan que este órgano es un Cavaillé-Coll, pero no es así, es un Mutin-Cavaillé-Coll, ya que fue construido por el discípulo de Aristide, por Charles Mutin".

Tradición

Seis órganos

Desde el siglo XVI

El Mutin-Cavaillé-Coll es el sexto órgano del que se tiene constancia en Usurbil.

Según la primera referencia que se conoce, en 1572, el sacerdote Juan de Saria mencionó en su testamento la compra de un órgano. Casi un siglo después se llegó a un acuerdo con el organero Juan de Apezeche, de Yanci (Navarra), para la construcción de uno nuevo, pero de pequeño tamaño que se colocó en el lado de la Epístola del coro alto de la iglesia (en el lateral derecho visto desde el altar).

En 1815 se encargó uno nuevo que desapareció a los pocos años. Así, en 1844 la parroquia del Salvador de Usurbil encargó la construcción de un órgano nuevo al organero de Oñate. Por último, en 1869 se colocó el quinto órgano.

La segunda parte de la visita se llevó a cabo junto al órgano, en la que Atxega explicó el funcionamiento del instrumento, desde que se pisa un pedal, se toca una tecla o se cambia el registro, hasta que el aire, tras pasar por los grandes fuelles, llega al tubo. Esta última parte de la muestra fue la que más sorprendió a los participantes.

Este instrumento es muy conocido en Europa porque lo mandó construir el excéntrico barón L'Espée para su mansión de Ilbarritz

A comienzos de semana se llevaron a cabo dos visitas para conocer de cerca este órgano elaborado por un discípulo de Cavaillé-Coll