Piden que se proteja el escudo de la villa de Altza y se reponga tras las obras de la estación de Herrera

La reforma del apeadero de Herrera para hacerlo más accesible afectarán también al paso peatonal, que se acortará

01.02.2021 | 15:45
Escudo de la villa de Altza en 1932, que autorizó la obra del pasadizo, en su acceso en la estación de Herrera

Altzako Historia Mintegia ha reclamado públicamente que las obras de la estación de Herrera tengan en cuenta el escudo de arenisca instalado por el Ayuntamiento de Altza en la República

El Boletín Estibaus, del colectivo Altzako Historia Mintegia, que trata asuntos del Altza histórico, entre otros, ha reclamado en su último número que el escudo del antiguo municipio, anexionado a Donostia en 1940, quede preservado y no se destruya durante las obras de reforma de la estación de Herrera, que empiezan este mes.

El escudo se encuentra situado en uno de los accesos al pasadizo peatonal de Renfe, un paso va a ser remodelado y acortado para hacerlo más luminoso y seguro en el transcurso de la remodelación. La obra podría afectar al blasón de tierra arenisca, según temen los vecinos, que señalan que en las informaciones difundidas sobre la obra no han apreciado referencias a qué se hará con el escudo.

"Nos preocupa que pueda acabar en una escombrera", dice el artículo de Estibaus, que apela "a los responsables del Ayuntamiento para que intervengan ante Renfe interesándose por este elemento del patrimonio histórico altzatarra para preservarlo y conservarlo en su actual ubicación".

Los firmantes destacan la alegría del barrio por "la pronta iniciación de las obras" que, sin embargo, viene acompañada de una "seria preocupación con el futuro del escudo de la villa de Altza, que preside el subterráneo, un escudo esculpido en piedra arenisca, empotrado en la cabecera de hormigón del túnel, y que lleva inscrito el año de construcción de dicho paso inferior, 1932".

Según señala el boletín histórico, fue el 6 de febrero de 1932 cuando la corporación municipal de Altza, elegida una año antes en las elecciones del periodo de la república, dio el visto para que la comisión de obras tramitara su construcción. La obra fue, pues, impulsada el consistorio de la villa de Altza y, tras la anexión a Donostia, pasó a formar parte del patrimonio donostiarra.

Aunque el paso inferior es competencia de Renfe, su mal estado de conservación ha hecho que el Ayuntamiento de Donostia lleve a cabo algunas actuaciones de mantenimiento, renovación de la escalera y barandilla y pintado de paredes. Dentro de estas reformas ejecutadas hace unos cuatro años, dice el boletín, también fue restaurado el escudo de la villa de Altza.