bertan

La estación de Renfe en Herrera será totalmente accesible en primavera de 2022

La obra, de 2,2 millones de euros, añadirá dos ascensores y elevará los andenes para acercarlos a los accesos al tren

28.01.2021 | 02:08
Imagen virtual de la futura estación, con un ascensor a cada lado. Foto: N.G.

Donostia – La estación de Cercanías de Renfe en Herrera será totalmente accesible en primavera de 2022, ya que las obras de mejora de esta parada empezarán de modo inminente (se prevé que sea el lunes) y añadirán dos ascensores a la instalación, tal y como adelantó NOTICIAS DE GIPUZKOA. La actuación tiene un plazo de ejecución de 14 meses y supondrá que la estación cumpla con todas las normativas de accesibilidad de Adif y Renfe así como la de Transporte de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

En total, la entidad invertirá 2.241.313 euros en la mejora de la estación, que podrá ser utilizada sin problemas por las personas con movilidad reducida, algunas de las cuales no podían hacer uso de ella hasta el momento por sus escaleras de acceso a los andenes.

Sin embargo, una vez finalizadas las obras, un ascensor a cada lado permitirá a todos los viajeros llegar a la estación. Además, el recrecido de los andenes, hasta una cota activa de carril de 68 centímetros, los situará a menor distancia de las puertas de los trenes. La mayor parte de ellos cuentan ahora con un vagón central con el piso rebajado, lo que permite el acceso en silla de ruedas por una rampa.

También se construirán dos nuevos edificios para los viajeros, más cómodos que los actuales refugios y más modernos. También se ejecutará una rampa de acceso al edificio de viajeros del andén 2 (el más cercano a la avenida de José Elosegi).

Aunque todo el recorrido será accesible, también se construirán nuevas escaleras entre el paso inferior y los andenes y se reducirá la longitud de este pasadizo para reducir su zona oscura, que será mejor iluminada.

Pavimento antideslizante y nuevos elementos de mobiliario, iluminación tipo led y nueva señalización mejorarán la instalación, en la que paran a diario 78 trenes y es utilizada por 5,9 millones de viajeros al año.

La reforma de este apeadero es una antigua y repetida reclamación de los vecinos de la zona y del Ayuntamiento.

El paso peatonal inferior bajo las vías se acortará y aumentará la altura de los andenes para acercarlos a la puerta de los trenes