El sector vasco del papel crea empleo en la crisis

Las empresas de este clúster facturaron 1.079 millones de euros el pasado año

11.06.2021 | 01:34
Instalaciones en Andoain de Itasa, integrante del Clúster del Papel. Foto: N.G.

donostia – Las empresas del Clúster del Papel de Euskadi facturaron 1.079 millones de euros en 2020, un 10% menos que en el ejercicio anterior aunque, gracias a las inversiones, lograron incrementar ligeramente el empleo, al dar trabajo a 2.663 personas, un 2% más.

Estos datos fueron expuestos ayer en la Asamblea General del Clúster por su presidente, Miguel Ángel Tapiador, y por su gerente, Iñaki Ugarte, quienes repasaron los resultados del pasado ejercicio, marcado por la pandemia del covid-19 que, como a otros numerosos sectores económicos, ha afectado de manera negativa sobre todo durante el periodo en el que se vio obligado a cerrar sus fábricas.

En el transcurso de la asamblea se comunicó que durante el pasado año más de la mitad de la facturación, alrededor de 550 millones de euros, correspondió a exportaciones, lo que representa un descenso del 9% respecto a 2019 influenciado por la paralización de los mercados extranjeros como consecuencia de la pandemia.

Sin embargo, el conjunto de las 36 empresas integradas en esta asociación respondió a la difícil coyuntura con planes de inversiones por valor de 95 millones de euros durante 2020 lo que tuvo como resultado, según destacó ayer el Clúster vasco del Papel, un incremento del empleo directo en un 2%.

Las inversiones se dirigieron a "mejorar sus capacidades de producción, aumentar la gama de productos ofrecidos al mercado, ser más eficientes energéticamente, mejorar su competitividad y reducir su impacto medioambiental", informó.

La producción cayó un 10% (1.229.410 toneladas de pasta y papel) como consecuencia del retroceso de la demanda en el año de la pandemia. Además el sector presentó proyectos de inversión que suman 120 millones a los distintos programas de ayudas convocados para reflotar la economía.

El clúster destacó que desde el año 2000 la producción mundial de papel y cartón se ha incrementado un 33%, aunque la fabricación de papeles gráficos ha pasado de pesar un 43% en el total a suponer hoy solo el 27%.

Desde ese mismo año, la producción mundial de productos papeleros vinculados con el embalaje, packaging y sustitutivos del plástico ha pasado de tener un peso del 49% a suponer hoy el 63% de los productos papeleros fabricados.

diversificación Por este motivo, las compañías vascas han invertido en "ampliar la puesta en el mercado de nuevos productos de valor añadido como papeles especiales, nonwovens dispersables y biodegradables (toallitas, por ejemplo) y otros productos naturales y biodegradables sustitutivos de plásticos".

Los responsables de la asociación valoraron que el sector está comprometido con "la minimización del impacto medioambiental sectorial, tanto en residuos, aguas como en emisiones a la atmósfera", como muestra el hecho de que en 2020 "valorizó el 88% de lodos de destintado, lodos de depuración de aguas y rechazos de papelote".

El clúster se mostró preocupado por la pérdida de competitividad que pueden suponer los incrementos de precios de materias primas y de la energía, con el precio de la electricidad un 37% más caro al final de 2020 y el doble de caro en los primeros meses de 2021.

A ello se suma el incremento del precio del gas, que cerró el año con un 80% de subida y en 2021 se ha incrementado un 27%, mientras que los derechos de emisión de CO2 se han encarecido un 34% en 2020.

las cifras

95

millones de euros es la cantidad que las empresas del Clúster vasco del Papel destinaron en 2020 a la inversión, con el objetivo de hacer frente a las negativas consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus.

27%

es el porcentaje que representa el papel gráfico en el conjunto de la producción de las 36 empresas del clúster, muy lejos del 43% que llegó a suponer a inicios del siglo. La diversificación es una tendencia que adoptan muchas de estas compañías vascas.

noticias de noticiasdegipuzkoa