La Inspección de Trabajo regularizó 3.047 contratos

Revisó unos 10.000 a lo largo de un 2020 marcado por el covid

13.02.2021 | 00:43
Presentación ayer del balance de actuaciones de la Inspección de Trabajo vasca en 2020. Foto: N.G.

donostia – La Inspección de Trabajo en Euskadi revisó unos 10.000 contratos laborales el pasado año y logró que se regularizasen 3.047 de ellos, más de la mitad correspondientes a mujeres. Las inspecciones fueron un 55% inferiores que en 2019 pero en esta cifra no se incluyen las realizadas por temas de salud ligadas al covid. Además, determinó la existencia de 794 infracciones que fueron sancionadas con un total de 3,5 millones de euros.

Y esta fue solo la punta del iceberg de su actuación en 2020, un ejercicio en el que tuvo que hacer un esfuerzo extraordinario para analizar la situaciones ligadas con la salud laboral por culpa de la pandemia de coronavirus y con los ERTE.

En total, la Inspección de Trabajo realizó durante el pasado año en Euskadi un total de 18.004 actuaciones que derivaron en las citadas 794 infracciones cuyas sanciones alcanzaron una cuantía total de 3,5 millones de euros.

La labor de la Inspección de Trabajo estuvo condicionada por la pandemia, que requirió destinar importantes recursos a comprobar la seguridad en los puestos de trabajo en las empresas ante el riesgo de contagio por el coronavirus. En total se realizaron 5.000 actuaciones ligadas al covid, la mayoría (4.200) relacionadas con informes relacionados con los ERTE.

Se realizaron, también, 647 intervenciones en materia de salud laboral, con el resultado de la apertura de ocho expedientes de infracción, según el balance dado a conocer ayer por la viceconsejera de Trabajo del Gobierno Vasco, Elena Pérez Barredo, y la subdirectora de Inspección de Trabajo, Iciar González.

De cara al presente ejercicio, y ante la persistencia de los brotes de coronavirus con su incidencia negativa en la economía, la viceconsejera destacó la importancia del empleo como "vector de inclusión social", para lo que debe ser "de calidad, con derechos, seguridad y salud y un salario suficiente".

La responsable del Gobierno Vasco insistió en destacar que es "prioritario" luchar contra el fraude en la contratación laboral y desarrollar actuaciones inspectoras para la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo.